fbpx

Un judío entre los favoritos del pueblo para ser Presidente de Chile

Farkas, que ni siquiera se está postulando para el cargo, se hizo famoso por darles 10.000 dólares a las familias de los 33 mineros que estuvieron atrapados bajo tierra durante más de dos meses en 2010.

Leonardo Farkas, un filántropo y empresario judío, ocupó el segundo lugar en una encuesta para la presidencia chilena la semana pasada, a pesar de que en realidad no se postuló.

Una encuesta realizada por Activa Research Citizen Pulse puso a Farkas en segundo lugar cuando se preguntó “¿quién preferiría que sea el próximo presidente de Chile, excluyendo al [actual,] Sebastián Piñera?” con un 6,7% de apoyo.

Farkas no se postula para presidente, pero ha tuiteado mensajes políticos en las últimas semanas.

Un día después de la publicación de la encuesta, tuiteó pidiendo más ayuda gubernamental para los chilenos: “Vota con tu corazón. ¡Tu deber es asegurar el bien de mis compatriotas! Recuerda: Estamos en una democracia”.

El mes pasado escribió: “La patria sufre y, como advertí,. Malditos aquellos que, al poder ayudar y decidir soluciones concretas, solo luchan y defienden sus intereses personales. Chile no olvidará”.

Farkas es hijo de judíos húngaros que escaparon a Sudamérica en 1939. Poseían negocios mineros en Brasil y Chile que fueron nacionalizados.

El empresario con un largo y ondulado cabello amarillo brillante y una inclinación por organizar llamativas fiestas con actos musicales de celebridades, fue pianista y cantante en bares de Las Vegas y cruceros cuando tenía unos 20 años, compartiendo escenarios con Tom Jones y Julio Iglesias.

Farkas regresó a Chile en 2005 para probar suerte en el negocio de la minería de hierro y ganó fama poco después debido a sus apariciones en el “Teletón” anual para recaudar fondos para niños discapacitados, después de convertirse en la primera persona en donar mil millones de pesos (2 millones de dólares) en 2009.

Un perfil del New York Times en 2010 informó que fue el primer propietario de minas en pagarles un salario ético a los empleados y ayudó a financiar un importante proyecto de vivienda del gobierno.

El perfil describía a Farkas como una especie de héroe popular, querido por los pobres de Chile, pero resentido por la conservadora comunidad empresarial del país.

Farkas también fue famoso por darles 10.000 dólares a las familias de los 33 mineros chilenos que estuvieron atrapados bajo tierra durante más de dos meses en 2010.

Además, es un importante donante para causas judías, incluidas Marcha por la Vida y Jabad.

El sitio web de Jabad dice que Farkas favorece la financiación de la escritura de nuevos rollos de la Torá para ser donados a lugares necesitados: en 2014 encargó siete nuevos Sifrei Torá enviados a centros de Jabad en seis continentes.

Una fuente de la comunidad de inmigrantes chilenos en Israel dijo a The Jerusalem Post que Farkas dona dinero cada mes a la familia de Zidan Saif, el policía druso caído en servicio protegiendo a judíos que fueron atacados mientras rezaban.

Farkas consideró una candidatura presidencial en 2008/2009, cuando alcanzó la fama por primera vez, pero finalmente decidió no hacerlo después de ser acusado de utilizar el dinero de la compañía para su filantropía. Resolvió las demandas, que según el Times, pensaba que tenían motivaciones políticas.

“Nunca debería haber dicho que consideraría ser presidente de Chile”, dijo Farkas al periódico.

“Eso creó enemigos de todas partes. Los empresarios me quieren fuera; son felices como son”.

Agencia Judía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *