Tecnología israelí lleva agua a zonas rurales de África

La tecnología israelí ayuda a llevar agua a las zonas rurales de África

Owini, una empresa subsidiaria del Grupo Mitrelli, pudo hacer que el agua fuera más accesible en más de 200 aldeas remotas de Angola, donde los lugareños tienen que viajar kilómetros para acceder al agua para ducharse o cocinar.

Los residentes de aldeas remotas de África ya no tendrán que caminar más de media hora solo para lavar la ropa, ducharse o recoger agua para cocinar, gracias a una tecnología israelí que ayuda a llevar infraestructuras de agua a las zonas rurales del continente.

Owini, una empresa subsidiaria del Grupo Mitrelli, en colaboración con el Ministerio de Energía y Agua de Angola, ha llevado recientemente infraestructuras de agua accesibles a otra aldea africana rural gracias a la tecnología de purificación de agua de fabricación israelí, cuyo objetivo es colocar infraestructuras de agua accesibles a una distancia de no más de 100 metros del centro de un pueblo.

El pueblo, Bita Tanque, que se encuentra en la provincia de Luanda, la capital de la ciudad de Angola, ha estado sufriendo de suministro irregular de agua durante años. De hecho, los lugareños tenían que caminar hasta el río cercano cada vez, una caminata de 2500 m en cada dirección, solo para acceder al agua para ducharse y cocinar.

Después de dos años de trabajos de infraestructura, los residentes ahora pueden disfrutar de un flujo constante de agua pura y potable, de acuerdo con los estándares de salud israelíes. Se puede acceder al agua a través de fuentes públicas repartidas por todo el pueblo, cada una con cuatro grifos.

Los vecinos llegan con sus recipientes a la fuente, los llenan de agua potable y los llevan a sus casas. Además, también se instalaron una serie de “lavaderos” en el pueblo: estructuras con grifos y grandes fregaderos de concreto como lugares para que los residentes traigan su ropa sucia y la laven a mano.

El agua de Bita Tanque proviene de uno de los principales arroyos del gran río Cuanza, que corre a unos 2,5 km de él. Junto al río se construyó una estación de bombeo, y dado que la zona carece de suministro eléctrico, el agua está siendo succionada por bombas externas con motor diesel. Una tubería lleva el agua al pueblo, donde se purifica y se transfiere a una instalación de almacenamiento y distribución. Desde allí, utilizando el poder de la energía solar, el agua llega a todas las fuentes y lavaderos del pueblo.

¡Recorre Israel con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

d

Comentarios