NUEVO

Rescatistas israelíes salvaron la vida de mi esposo

Compartir en

Subscribete a nuestro
canal de youtube

Los ángeles que salvaron la vida de mi esposo


Una reunión con los rescatistas reveló el Israel con el que soñamos pero que rara vez vemos – un lugar de bondad, generosidad y cuidado que trasciende las fronteras nacionales y culturales.

Por Shira Pasternak Be’eri

El Día del Padre adquirió un nuevo significado para mí este año, mientras me paraba en un círculo con mis hijos, escuchando a su padre y a las personas que lo salvaron hablar sobre el día en que murió.

Era la segunda vez que mi esposo Leonard se encontraba con sus ángeles, pero no recuerda para nada el primer encuentro; de hecho, no recuerda las dos semanas completas que lo precedieron. Al reunir al grupo, Leonard y yo esperábamos reconstruir lo que realmente sucedió ese día, conocer a las personas que lo habían salvado, permitirles conocer al hombre que salvaron y expresar la eterna gratitud de nuestra familia.

Nos paramos en el lugar donde había ocurrido el hecho, el mismo día de la semana, a la misma hora del día, unos nueve meses después. Allí, debajo de un árbol afuera del Centro Deportivo Cossel de la Universidad Hebrea en Jerusalén, Leonard (conocido en hebreo como Eliezer) se había derrumbado después de jugar un partido de squash, se cortó la cabeza al caer, jadeó, se puso azul y luego no se movió en absoluto. Aún no había cumplido los 60 años y había sufrido un paro cardíaco repentino. Su compañero de squash, Bob, un profesor de Talmud que suele derrotarlo, llamó de inmediato para pedir ayuda.

El primer ángel en aparecer fue Bashar Gosheh, un técnico eléctrico de 27 años que trabaja en la escuela de medicina de Hadassah y se desempeña como salvavidas en el centro deportivo una vez por semana. El día que el corazón de Leonard se detuvo, Bashar estaba franco y nadaba para hacer ejercicio en la piscina cubierta del centro. Al no sentirse bien, detuvo su entrenamiento temprano y estaba mirando por la ventana cuando escuchó una conmoción afuera. En la plaza de abajo, vio a un hombre acostado en un banco y agarrándose la garganta. Bashar salió disparado del edificio para ver si podía ayudar.

Muy poco después, a Bashar se le unió un segundo ángel. Haya Subhi, una enfermera quirúrgica de 29 años del Hospital Hadassah, también había venido al centro deportivo para hacer ejercicio ese día. Al igual que Bashar, Haya no se sentía bien y detuvo su sesión de ejercicio antes de tiempo. Mientras salía apurada del edificio, vio una multitud de pie alrededor de un hombre que estaba azul y yacía en un charco de sangre. Se abrió paso entre la multitud, se identificó como enfermera e inmediatamente se puso a trabajar, haciendo lo que sabe hacer en un hospital como parte de un equipo. Excepto que esta vez estaba sola, sin ningún equipo, y afuera debajo de un árbol.

Bashar corrió a la estación de salvavidas y regresó con un desfibrilador. Juntos, él y Haya trabajaron para salvar la vida de Leonard. Bashar aplicó descargas al corazón de Leonard repetidamente para reiniciarlo, mientras que Haya hizo compresiones en el pecho entre las descargas para mantener el flujo de sangre al cerebro y los órganos vitales de Leonard. Después de unos minutos, el pulso de Leonard volvió brevemente, justo cuando llegaron los socorristas de United Hatzalah y Magen David Adom (MDA) y se hicieron cargo, administrando descargas repetidas cuando el corazón de Leonard se detuvo nuevamente. Cuando Leonard fue llevado al hospital en una ambulancia, ninguna de las personas que lo habían ayudado tenía idea de si iba a sobrevivir; cuando el equipo de la ambulancia salió del hospital, ellos tampoco.

Cinco días y dos stents después, Leonard se despertó en la unidad de cuidados intensivos cardíacos del hospital Shaare Zedek. Cuando comenzó a hablar, quedó claro cuán exitosos habían sido los esfuerzos de las personas que se habían apresurado a ayudarlo.

Durante el tiempo que Leonard estuvo inconsciente, todo lo que sabíamos era que lo había salvado un salvavidas y una enfermera, pero no teníamos idea de quiénes eran. Encontrar al salvavidas fue fácil. El compañero de squash de Leonard, Bob, y su esposa Cory lo rastrearon a través del centro deportivo y regresaron con un nombre, una fotografía e información básica sobre Bashar, quien estaba encantado de saber que la reanimación había sido exitosa.

Bashar Gosheh, el primer ángel de Leonard. (Cory Shulman Brody)

Sin embargo, encontrar a la enfermera no identificada fue más difícil. Bob revisó las imágenes de seguridad en el centro deportivo, con la esperanza de reconocerla. Cuando eso no dio resultados, compartí la elegante foto de Bashar en Facebook, elogiándolo como un salvavidas y pidiendo ayuda para encontrar a la enfermera que había trabajado con él para salvar la vida de mi esposo. Cientos de acciones después, nuestro segundo ángel tenía un nombre. Era Haya (pronunciado Aya). La sonrisa en su foto de perfil iluminó nuestros corazones.

Nuestra búsqueda en las redes sociales de Haya también nos presentó a Kalanit Taub, una técnica médica de emergencia voluntaria de Hatzalah que había estado en el lugar. Contactando a través de Messenger, Kalanit explicó que ella y Ari Odzer, un aprendiz a quien ella estaba asesorando, habían sido los siguientes en la fila para hacer compresiones cardíacas, que se hacen en turnos de dos minutos cada uno porque son muy agotadores, pero Leonard había sido trasladado a la ambulancia justo antes de su turno. Kalanit preguntó si ella y Ari podrían venir cuando Leonard estuviera lo suficientemente fuerte para recibir visitas. Varias semanas después, tocaron el timbre de nuestra puerta, trayendo flores y un globo de helio. Cuando Leonard abrió la puerta, descubrió que su paro cardíaco lo había dejado con un nuevo súper poder: podía hacer llorar a la gente con solo mirarlos y decir «hola».

Para Kalanit, ver a Leonard sano y salvo fue especialmente gratificante porque se produjo poco después de una experiencia especialmente traumática del personal de primeros auxilios: el gran número de víctimas en el Monte Merón. Se alegró de que su protegido Ari tuviera la rara oportunidad de conocer a alguien que sobrevivió a un paro cardíaco fuera del hospital, ya que alrededor del 93 por ciento de las víctimas en todo el mundo no lo sobreviven. Después de conocer a estos dos voluntarios y maravillarnos por su altruismo, supimos que queríamos conocer a los otros rescatistas de Leonard en la vida real, cuando fuera el momento adecuado.

Ese momento llegó antes de lo que habíamos previsto. Unas seis semanas después de su paro cardíaco, Leonard se dirigía a una cita médica en el hospital Hadassah. Mientras caminaba por un pasillo concurrido, con el rostro cubierto con una máscara COVID, una mujer joven que caminaba hacia él se detuvo en seco. «¿Puedo preguntarte cuál es tu nombre?» preguntó cortésmente. «Soy Eliezer Be’eri», respondió Leonard, un poco burlón. “Soy la enfermera que te resucitó en el polideportivo”, dijo Haya Subhi. Leonard estaba abrumado por la emoción y atónito por la pura coincidencia que había unido sus caminos. Sin palabras, abrazó a Haya en medio del pasillo, dejó correr las lágrimas e hizo lo único que se puede hacer en tales circunstancias… Se tomó una selfie.

Un encuentro casual entre Leonard y su ángel, Haya Subhi/ (Eliezer Be’eri)

En los meses posteriores al encuentro aleatorio de Leonard con Haya, sus energías se dirigieron a la recuperación. Tres meses de comer saludablemente, dormir bien y hacer ejercicio regularmente en casa fueron seguidos por tres meses de tratamiento diario en una cámara de oxígeno hiperbárico, con el objetivo de reparar el daño causado a su memoria por la falta de oxígeno en su cerebro mientras su corazón no funcionaba. Finalmente, Leonard pudo regresar a su trabajo como médico en el Hospital de Rehabilitación Pediátrica Alyn en Jerusalén, donde es el subdirector general y dirige el departamento de rehabilitación respiratoria. Su regreso no era algo que pudiera darse por sentado, ya que solo alrededor de la mitad de todas las personas que sobreviven a un paro cardíaco fuera del hospital lo hacen sin daño neurológico significativo.

Siete meses después de haberla tomado, la selfie de Leonard y Haya se volvió viral cuando el Hospital Hadassah la compartió en Facebook en el Día Internacional de la Enfermería, junto con el emotivo relato de Haya sobre su papel en la reanimación de Leonard. Leonard pronto se encontró esquivando solicitudes de programas de televisión interesados en filmar una reunión entre el médico salvado y la enfermera. Sin embargo, rechazó las ofertas porque aún no había conocido a Bashar y apenas había hablado con Haya. Leonard se dio cuenta de que finalmente era hora de conocer a sus rescatistas – pero no frente a las cámaras de televisión. Con la ayuda de Kalanit, creé un grupo de WhatsApp a través del cual invité a los socorristas de Hatzalah y MDA que habían estado en el lugar a una reunión que juntaría a Bashar, Haya, el compañero de squash de Leonard y nuestra familia. La llamé acertadamente «Hamalachim Shel Eliezer» – Los Ángeles de Leonard.

Leonard y tres de sus ángeles de MDA: Arbel Cohen, Achiad Goharyan y Amitai Hershkowitz. (Shifi Cohen)

Cuando llegó el día, nos reunimos en el polideportivo, donde los ángeles de Leonard se presentaron y los conocimos nosotros y se conocieron entre ellos, se pararon debajo del árbol donde Leonard se había derrumbado y reconstruyeron lo que había sucedido ese día. Mientras hablaban, nos dimos cuenta de las muchas formas en que el cosmos se había alineado para que Leonard pudiera salvarse. Nada parecía poder explicar por qué Bashar y Haya no se sentían bien ese día y dejaron de hacer ejercicio temprano. Ninguno de los dos estaba destinado a estar allí, pero de alguna manera se supo que una persona que sabía dónde estaba el desfibrilador y una enfermera quirúrgica que sabía cómo hacer un masaje cardíaco estaban allí cuando el corazón de Leonard se detuvo. Ambos eran necesarios; sin el uno o la otra, Leonard no habría sobrevivido.

En la reunión, nuestros ojos se abrieron a la existencia de una subcultura de paramédicos, técnicos médicos de emergencia, rescatistas y aprendices – personas que responderán en un abrir y cerrar de ojos cuando se les notifique una emergencia médica en su vecindad. Nos sorprendió la cantidad de bondad y generosidad que se reunió en un solo lugar.

Fue allí donde conocimos a Lidan Findling, un técnico médico de emergencia voluntario de Hatzalah que fue el primero en relevar a Bashar y Haya de sus esfuerzos de reanimación, trabajando con un voluntario de Magen David Adom que llegó en motocicleta aproximadamente al mismo tiempo. Lidan, que trabaja en educación al aire libre, responde unas 60 llamadas al mes cuando lo buscan, a menudo a expensas del tiempo libre y de su familia. El día del paro cardíaco de Leonard, había venido a Jerusalén desde Netanya y se dirigía a realizar una actividad cuando se le notificó que estaba a cuatro minutos de una emergencia médica. Aunque estaba en una ciudad no conocida y sabía que llegaría tarde a su compromiso profesional, respondió de todos modos. Era solo la segunda vez en la vida que Lidan llegaba tarde a su trabajo, pero sintió que valió la pena.

Fue allí donde conocimos a Amitai Hershkowitz, Achiad Goharyan y Arbel Cohen, el personal de la ambulancia de la MDA que atendió a Leonard y lo llevó al hospital. Amitai, el paramédico que dirigía el equipo, nos dijo que acababan de dejar a un paciente en un hospital cercano cuando recibió la llamada de Leonard. Aunque su protocolo exige descansar entre llamadas, pidieron que los enviaran al polideportivo porque era demasiado cerca. Su solicitud desinteresada redujo el tiempo de respuesta vital y también contribuyó a salvar la vida de Leonard. Arbel, quien tenía solo 17 años al momento del incidente, llegó a la reunión con su madre, porque iba camino a su graduación de la escuela secundaria y ella era su conductora. Fue de ellos que aprendimos que el voluntariado puede ser contagioso, o quizás genético, ya que la madre de Arbel había completado recientemente su capacitación como socorrista, siguiendo los pasos de dos de sus hijos.

Después de reconstruir los hechos, pasamos del círculo bajo el árbol a un círculo de sillas en el balcón del polideportivo. Comencé citando el dicho de que salvar a una sola persona equivale a salvar a un mundo entero. Les expliqué que queríamos conocer a las personas que habían salvado a Leonard y darles la oportunidad de aprender sobre él y los muchos mundos que salvaron, ya que Leonard toca muchas vidas en su trabajo como médico en Alyn. Presenté brevemente a nuestra familia y luego me deshice en lágrimas inesperadas cuando noté que era el Día del Padre y que, al salvar a Leonard, sus ángeles habían evitado que nuestro hijo mediano, Moshe, que había perdido a sus padres biológicos cuando tenía 11 años, perdiera otro padre. a los 25.

Escuchando a Leonard presentarse: Bashar Gosheh, Achiad Goharyan, Amitai Hershkowitz, Arbel Cohen, Kalanit Taub, Shifi Cohen y Lidan Findling, (cortesía)

A continuación, Leonard se presentó a sus ángeles y reveló a la persona detrás del paciente que habían visto por última vez inconsciente en el pavimento de la plaza. Leonard les contó sobre su vida, su trabajo, sus pasiones y su familia. Luego, los ángeles se turnaron para hablar sobre su procedencia, sus familias, sus trabajos, sus pasatiempos y lo que significaba para ellos estar en esta reunión. Bashar recordó haberse preguntado por qué lo habían elegido para estar allí en ese momento específico y se llevó una lección sobre la fragilidad de la vida y la importancia de pasar el mayor tiempo posible con los seres queridos. Amitai recordó el sentido de responsabilidad que sintió como paramédico evacuando a una persona no identificada sin la compañía de su familia, y lo aliviado que se sintió cuando el hermano de Leonard llegó a la sala de emergencias para estar con él en su momento de gran necesidad. Lidan valoró especialmente el impulso de motivación que surge al ver un resultado positivo, ya que el voluntariado como técnico médico de emergencia a menudo puede ser desalentador.

Kalanit, a quien habíamos conocido antes, también estuvo en la reunión, pero esta vez, pudo resistir el súper poder «hola» de Leonard. Ari, el aprendiz que la había acompañado a nuestra casa, se acababa de casar y llegó con su resplandeciente novia de camino a una cena posterior a la boda – “sheva berajot”.

Al final de la conversación, Leonard agradeció a sus ángeles, enfocándose en el momento de sus vidas cuando cada uno de ellos decidió convertirse en socorrista. Les agradeció haber tomado esa decisión, porque al final había sido una decisión para salvarle la vida. Leonard luego se volvió hacia Bashar y Haya, y les agradeció por haberlo reconocido como un ser humano que necesitaba ayuda desesperadamente y por haber tenido el coraje de hacer lo que exigían las circunstancias. Ellos no se alejaron; no esperaron a que alguien más hiciera el trabajo duro y aterrador de tomar la vida de alguien en tus manos. Más bien, tuvieron el coraje y la compasión para actuar.

Cuando nuestra reunión llegó a su fin, los ángeles de Leonard recibieron muestras de nuestro agradecimiento. En reconocimiento a Bashar y Haya, compramos dos desfibriladores, en reconocimiento a su heroísmo y con la esperanza de que se puedan salvar otras vidas en su nombre. Elegimos desfibriladores con instrucciones de audio en árabe, ya que los dos buenos samaritanos que salvaron la vida de mi esposo que usa kipá (como habrás adivinado por sus nombres) hablan árabe como su primer idioma. En lugar de donar nosotros mismos los desfibriladores en su honor, les pedimos a Haya y Bashar que cada uno encontrara un hogar para su desfibrilador donde pensaran que sería mejor, ya sea en una mezquita, escuela o centro comercial en sus comunidades de Beit Safafa y Beit Hanina, o en la cajuela de su automóvil, para que estén equipados si alguna vez se encuentran con una emergencia.

Cada desfibrilador estaba inscrito tanto en hebreo como en árabe con el reconocimiento de lo que habían hecho y el dicho de la Mishná «quien salva a una persona es como si hubiera salvado a un mundo entero». Les dimos a los otros socorristas cactus de colores brillantes, plantas que pensamos que serían fáciles de mantener con vida. Pero el regalo más grande de todos fue la motivación que Leonard pudo darles para continuar con su trabajo emocional y físicamente exigente, en el que tienen encuentros fugaces con personas necesitadas y, a menudo, no saben el resultado.

Dos desfibriladores inscritos en hebreo y árabe y una serie de coloridos cactus. (Moshé Bernstein)

Mientras nos sentábamos en el balcón del polideportivo, estábamos rodeados por una humilde variedad de personas que se entregan para salvar a los demás. Nuestro grupo incluía una enfermera árabe, un técnico eléctrico árabe que trabaja a tiempo parcial como salvavidas, judíos religiosos y seculares, un paramédico que trabaja a tiempo completo como maestro de cuarto grado, un estudiante de secundaria en camino a su graduación, un novio recién casado que todavía celebra su matrimonio con su novia, profesora de Talmud, mujeres y hombres, voluntarios y profesionales, y el hombre que salvaron. Era el Israel con el que soñamos pero que tan raramente vemos – un lugar de bondad, generosidad y cuidado que trasciende las fronteras nacionales y culturales; un lugar donde somos personas primero, antes que cualquiera de nuestras otras identidades.

Cuando pienso en por qué enviaron a los ángeles de Leonard ese día, me queda claro que fue porque todavía tiene trabajo que hacer por los niños ventilados a su cuidado y por los padres que aconseja. Pero quizás los ángeles de Leonard también fueron enviados para que yo pudiera contar su historia. Tal vez fueron enviados para que pudiera escribir sobre el médico judío religioso en Jerusalén cuya vida fue salvada por dos transeúntes árabes, para contrarrestar los estereotipos y suposiciones predominantes en mi sociedad. Tal vez fueron enviados para compartir con ustedes la visión del final de los días que tuvo lugar en el balcón de un polideportivo, donde judíos y árabes compartieron sus pensamientos y sentimientos, unidos por su humanidad compartida y su aprecio por el valor de la vida.

Tal vez los ángeles de Leonard fueron enviados para aumentar la conciencia sobre la necesidad de desfibriladores en lugares públicos. Tal vez fueron enviados para que pudiera decirle lo importante que es que las personas aprendan cómo hacer compresiones cardíacas efectivas, ya que un desfibrilador por sí solo puede no ser suficiente. Tal vez los ángeles de Leonard fueron enviados para inspirarte con el espíritu de voluntariado y alentarte a ti o a tus hijos a tomar cursos de primeros auxilios y servir como socorristas.

Pero cualquiera que sea la razón por la que fueron enviados, hoy, en el primer renacimiento de mi esposo, estoy agradecida por el regalo de la vida que los ángeles de Leonard le dieron a él y a nosotros, y espero que, al contarles sobre ellos, intensifique las ondas de luz y amor que emanan de su obra y colorean nuestro mundo.

Leonard con nuestra familia y muchos de sus ángeles. (Aviv Kainan)

También nos gustaría agradecer a Orinon Jerbi y Matan Shamir, dos socorristas que no pudieron asistir a nuestra reunión. Esperamos poder conocerlos algún día.

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israe

Compartir en

Suscribete

*obligatorio



¡Recorre Israel con nosotros!




Comentarios