¿Por qué los judíos bendecimos y damos gracias a Dios por la luna?

¿Por qué los judíos bendecimos y damos  gracias a Dios por la luna?

Kidush Levaná: ¿Cómo santificamos la luna al renovar su ciclo mensual?

Uno de los elementos más importantes de la práctica judía es el tiempo. En base al tiempo determinamos las fiestas que celebramos, el Shabat; la forma más sagrada de celebrar la presencia divina y muchos de los eventos dentro de nuestra vida religiosa. El tiempo representa una cita entre D-os y el hombre.

De entre todas las luminarias y astros en el Cielo, la Luna es la que más simbolismo e importancia tiene dentro de nuestra cultura. Los ciclos de la Luna determinan el calendario judío; su nacimiento es celebrado como una gran fiesta y su festejo fue la primera mitzvá que D-os les dio a los judíos. En la simbología toraica, la Luna representa la fe, la espiritualidad y la belleza interior; constantemente se compara al pueblo judío con ella. Es el eje rector del camino que caminamos todos los días.

Para recordarlo existen muchas tradiciones que conmemoran los ciclos de la Luna. Una de ellas se llama Kidush Levaná (Santificación de la Luna). Se hace cada mes en los primeros días del ciclo Lunar.

¿En qué consiste?

Con un grupo de personas se sale a un jardín, la calle o cualquier lugar donde se pueda ver el cielo abierto y las estrellas y se recitan bendiciones y Salmos de recibimiento a la Luna, alabando la grandeza del Creador.

Los versos que se leen y se recitan tienen varios propósitos distintos. El primero es reconocer la grandeza de D-os que hizo los astros y todas las bondades que con ellos vinieron. Agradecemos que les haya puesto límites y los haga moverse en ciclos determinados a través de los cuales se renueva el tiempo y los meses.

El segundo propósito es reconocer las bondades que ha tenido D-os para con el pueblo judío desde tiempos inmemorables. Leemos pasajes del Tanaj (Antiguo Testamento) donde se compara a la Luna con el reino de David y con el pueblo de Israel y pedimos que su luz no sea disminuida. En cierta forma, a través de pedir por la Luna, también pedimos por Israel y por la espiritualidad de la nación. Recordamos que así como la luna es renovada cada mes, el reino de David volverá a brillar con todo su esplendor en tiempos mesiánicos. Leemos los versos del Cantar de los Cantares, donde se nos dice que así como la luna se asoma a vernos en la noche abierta; D-os nos ve todos los días.

El tercero es pedir por la paz y bienestar del pueblo judío. Le pedimos a D-os que no permita a nuestros enemigos alcanzarnos y nos deseamos la paz entre nosotros.

¿Cuándo se hace?

Está mitzvá se debe hacer cuando la luna es visible en el cielo a partir del tercer día que comenzó su ciclo lunar (es decir, que empezó el crecimiento de la luna) hasta 14 días después. Si no se ve la luna no se puede decir. Existen días específicos dentro del calendario judío en los que no se puede decir. No se puede decir en el mes de av antes de Tisha B’Av; no se puede decir en los primeros diez días de Tishrei y no se dice cuando se celebra alguna festividad como Shabat y Yom Tov.

Es costumbre realizar está mitzvá al terminar Shabat. No es necesario tener minián (grupo de diez hombres) para hacerla, pero es preferible si lo hay.

Enlace Judío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *