“No existe nada tan poderoso como bendecir a tus hijos”



5 lecciones que aprendí al bendecir a mis hijos en la noche del viernes

La combinación del brillo de las velas de Shabat y los hijos vestidos con sus ropas de Shabat generan un momento mágico.

por Adina Soclof

Mi esposo y yo bendecimos a nuestros hijos todos los viernes por la noche. No hay nada tan poderoso como poner tu mano sobre la cabeza de tu hijo y recitar las palabras con las que nuestros antepasados bendijeron a sus propios hijos.

Hay 5 cosas que aprendí al bendecir a mis hijos:

  1. Amas a tus hijos más allá de todo:

Toda relación padre/hijo tiene sus problemas, algunos más difíciles que otros. Algunas semanas son peores que otras. Sin embargo, todo parece derretirse bajo la luz de las velas de Shabat. Desde muy pequeños, nuestros se acostumbraron a formar una fila por edad para recibir su brajá (bendición). Saben que en ese momento, todo lo que haya pasado entre nosotros queda de lado. Es un momento de conexión y paz.

  1. Reza para que tus hijos vivan con una actitud positiva:

La bendición está compuesta por dos versículos. El primero es específico para cada género:

Para los niños: Que Dios te haga como Efraim y como Menashé.

Para las niñas: Que Dios te haga como Sará, Rivká, Rajel y Leá.

El segundo versículo, que viene de la Torá, es la bendición sacerdotal:

“Que Dios te bendiga y te proteja. Que Dios haga resplandecer Su rostro hacia ti y te agracie. Que Dios eleve Su rostro hacia ti y te conceda la paz”.

Esta bendición incluye una plegaria para que Dios siempre te proteja y que siempre sientas Su amor y protección.

Cuando bendigo a mis hijos, me enfoco en rezar para que ellos sientan que todo lo que pasa es para bien y para que Dios los ayude a actuar de una forma que Lo enorgullezca.

  1. No hay un molde apto para todos:

La bendición estándar está compuesta por estos dos versículos, pero puedes agregar tu toque personal.

Cada persona tiene un versículo de la Torá que corresponde a su nombre hebreo. Mi esposo comienza su bendición con ese versículo y le da a cada niño un abrazo de oso y un beso. Como nuestro segundo hijo partirá en unas semanas para ir a estudiar en Israel, este último año mi esposo llevó una cuenta regresiva hasta su partida: “¡Sólo 17 Shabatot más hasta que te vayas!”

Yo les doy un abrazo inmenso y un beso, y trato de elogiar a cada hijo: “Valoro toda tu ayuda de último momento antes de Shabat”. “Los brownies que hiciste huelen muy bien. No veo la hora de comerlos”.

  1. No hay un momento mejor para ser agradecidos:

La combinación del brillo de las velas de Shabat y tus hijos bañados y vestidos con sus ropas de Shabat, tiene algo que hace que el corazón se llene de agradecimiento. Yo trato de no permitir que ese sentimiento pase de largo sin agradecerle a Dios por Shabat y por la sensación de paz que descendió sobre nuestro hogar. Le agradezco a Dios por la abundancia de alimento que tenemos para celebrar Shabat. Finalmente, me concentro en agradecer por mi familia, por mi esposo y por el regalo de ser padres de cada uno de esos individuos únicos cuyo cuidado nos fue confiado.

  1. Es una gran oportunidad para pensar en los demás:

Al pensar en todo lo que tengo para agradecer, también pienso en quienes no tienen satisfechas todas sus necesidades físicas, o en quienes sufren carencias espirituales. Pienso en esos niños que no tienen padres que los bendigan y me tomo un minuto para enviar plegarias y bendiciones en su camino.

Aish Latino

19 pensamientos sobre ““No existe nada tan poderoso como bendecir a tus hijos”

  1. Hace solo un par de minutos,mi Yerno por WHATSAPP me pregunto como me va con el Shabat,no soy Judío pero se que puedo observarlo. Y le contesté que hasta que no logre vivirlo . . no bien. Esto que digo es verdad ,e inmediatamente me llega por un Amigo este hermoso relato.
    Gracias Pueblo del Eterno por haber cuidado las escrituras Torah y TA NAJ
    Es de Bereja para los que Amamos todo lo que sea de D-os.

    1. Querida Maria Castells, deja todo en la manos del Altísimo, hay cosas que nosotros nunca entenderemos del por que pasan las cosas, solo deja todo en sus manos y no te empecines en algo, solo pide con humildad y El sabrá lo que va a hacer….., pedimos que lo sane y que restaure, que elimine las células de cáncer de la sangre de tu hijo…., bendito es el Altísimo…..

  2. Tengo 42 años tengo un gran vacío en mi alma por no haber sido amada por mis padres… es algo que no me deja ser feliz me duele demasiado… que necesito hacer para sanar?

    1. Pon en tu mente a la niña que fuiste, imagina (o mira una foto tuya de cuando eras niña) y háblale a esa niña. Dile cuánto amor sientes por ella, platica con ella, hazle sentir cómo la comprendes, dile todo lo linda que es (todos los niños y niñas son lindos), dile cosas bellas que nazcan de tu corazón. Hazlo cuantas veces quieras, no solamente una vez. Probablemente llores mucho, pero será sanador. Eso es lo que yo hice porque tampoco sentí mucho amor por parte de mi madre. Es triste decirlo, pero así fué.

      1. De verdad: Tú consejo es maravilloso y realmente ayuda muchísimo si se hace constante (antes de ir a dormir, cuando te levantas, en la regadera, en la sala de espera… en fin cada momento que te sientas triste. Recuerda que solo uno mismo se puede ayudar en estas situaciones… solamente les puedo decir a las 2 que aunque no las conozca personalmente YA LAS QUIERO MUCHO!!!

  3. Una enseñanza muy hermosa. Voy aprenderme está oración. Yo suelo personalizar la Oración pero se que el Señor entiende y me escucha. Yo oro por ellos todas las noches y por la mañana se los presento. Shalom.

  4. Que bueno que compartan esas experiencias . Pueblo milenario con la instrucción del mismo Dios . Para ser cabeza y no cola . Príncipes y sacerdotes . Elegidos para reinar

  5. PIDO AYUDA PARA ORAR SE QUE DIOS ESTA EN ALGUN LUGAR PERO NO SE COMO PEDIRLE NECESITO ACERCARME A EL PEDIR POR MIS HIJAS QUE ME LAS CUIDE Y PROTEJA………….

    1. Solo hazlo, El te escucha. Dios está en todo lugar El todo lo puede, ninguno de nuestros cabellos caen sin que lo sepa, El cuida de los flores, de los pajaritos si está pendiente de ellos por qué habría de abandonarte? Somos tan importantes que murió para redimirnos. El ha prometido que aunque tu madre te olvide : YO NO TE OLVIDARÉ, así ha dicho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *