Los judíos de todo el mundo inician ayuno de 25 horas en señal de duelo

Hoy sábado al atardecer inicia el ayuno de Tisha beAv

¿Qué pasó el nueve de Av?

En Tishá BeAv ocurrieron cinco tragedias:

Durante el tiempo de Moshé, los judíos en el desierto aceptaron el informe calumnioso de los diez espías, y se emitió un decreto prohibiéndoles la entrada a la Tierra de Israel (año 1312 AEC).

Los babilonios, liderados por Nabucodonosor, destruyeron el Primer Templo. 100.000 judíos fueron masacrados y millones fueron exiliados (año 586 AEC).

Los romanos, liderados por Tito, destruyeron el Segundo Templo. Unos dos millones de judíos murieron y aproximadamente un millón fueron exiliados (año 70 EC).

La revuelta de Bar Kojba fue abatida por el emperador romano Adriano. La ciudad de Betar —la última ciudad judía que quedaba en pie— fue conquistada y liquidada. Más de 100.000 judíos fueron masacrados (año 135 EC).

El área del Templo y sus lugares aledaños fueron devastados por el general romano Turnus Rufus. Jerusalem fue reconstruida como una ciudad pagana —renombrada Aelia Capitolina— y se prohibió el acceso a los judíos.

Otras graves desgracias ocurrieron el nueve de Av a través de la historia judía, incluyendo:

La inquisición española terminó con la expulsión de los judíos de España en Tishá BeAv de 1492.

La Primera Guerra Mundial estalló en la tarde de Tishá BeAv, en 1914, cuando Alemania le declaró la guerra a Rusia. El resentimiento alemán por la guerra preparó el terreno para la Shoah

En la víspera de Tishá BeAv de 1942 empezó la deportación de Varsovia hacia Treblinka.

Aspectos de duelo: La tarde antes de Tishá Beav

Durante la tarde anterior a Tishá BeAv se acostumbra comer una cena abundante en preparación para el ayuno.

Y hacia el final de la tarde, comemos la Seudá Hamafseket, una comida que consiste sólo de pan, agua y un huevo duro.

El huevo tiene dos simbolismos: La forma redonda nos recuerda el ‘ciclo de la vida’. También, el huevo es el único alimento que se hace más duro a medida que se cocina, un símbolo de la capacidad del pueblo judío para soportar la persecución.

La comida que ingerimos en la Seudá Hamafseket se unta levemente en cenizas (que se pueden preparar quemando un pequeño trozo de papel), algo simbólico del duelo. Es preferible que cada persona coma a solas, sentada en el suelo, al igual que lo hace un doliente.

Cuando la tarde anterior a Tishá BeAv cae en Shabat, no se hace la Seudá Hamafseket con huevos y cenizas. En cambio, se come la “tercera comida” regular de Shabat, pero sin huéspedes ni fanfarria.

Restricciones en Tishá BeAv

Las leyes de Tishá BeAv comienzan con la caída del sol, e incluyen las siguientes expresiones de duelo:

No se puede comer ni beber hasta el anochecer de la tarde siguiente:

Las mujeres embarazadas o amamantando también deben ayunar. Si uno sospecha que puede ser nocivo para el bebé o la madre, se debe consultar a un rabino.

Una mujer dentro de los 30 días después del parto no tiene que ayunar.

Personas mayores, débiles o enfermas deben consultar con un rabino (Mishná Berurá 554:11).

Se puede ingerir medicamentos en Tishá BeAv, preferentemente sin agua.

En caso de mucho malestar, se puede enjuagar la boca con agua. Se debe tener mucho cuidado de no tragar nada (Mishná Berurá 567:11).

Otras prohibiciones incluyen:

Cualquier baño o lavado, a excepción de la remoción de suciedad específica, por ejemplo: mucosidad en los ojos (Oraj Jaim 554:9, 11). (Al levantarnos en la mañana, antes de los rezos, o después de usar el baño, sólo nos lavamos los dedos. Ver Oraj Jaim 554:10, Oraj Jaim 613:3, Mishná Berurá 554:26).

Untarse cremas por placer (desodorante está permitido).

Tener relaciones maritales.

Utilizar calzados de cuero (se pueden utilizar cinturones de cuero).

Estudiar Torá, porque es una actividad placentera. Está permitido estudiar textos sobre Tishá BeAv y duelo, por ejemplo Eijá (el Libro de las Lamentaciones), el Libro de Job, partes del Tratado de Moed Katán sobre leyes de duelo, Gitín 56-58, Sanhedrín 104, el final del tratado Taanit del Talmud Ierushalmi, y las leyes de duelo en general. El estudio en profundidad debe ser evitado (Mishná Berurá 554:4).

Otras prácticas de duelo incluyen:

Sentarse a no más de 30 centímetros del suelo. Después del mediodía, uno se puede sentar en una silla (Oraj Jaim 559:3).

No involucrarse en negocios ni otras tareas que distraen la atención, a menos que esto resulte en una pérdida sustancial (Oraj Jaim 554:24).

Abstenerse de saludar a otros y de ofrecer regalos (Oraj Jaim 554:20).

Evitar charlas ociosas o actividades de esparcimiento.

Después de Tishá BeAv se puede continuar con todas las actividades normales, a excepción de las siguientes, que han sido retrasadas hasta el mediodía del diez de Av, porque la llamas del Templo continuaron ardiendo durante el diez de Av:

Cortarse el cabello y lavar ropas (cuando Tishá BeAv cae un jueves, estas acciones están permitidas inmediatamente después de Tishá BeAv, en honor al Shabat).

Bañarse (cuando Tishá BeAv cae un jueves, está permitido bañarse el viernes por la mañana).

Comer carne y tomar vino.

Escuchar música y nadar.

Con información de Aish Latino

500,000 34,000 1000 NUEVO



Suscribete

*obligatorio



¡Recorre Israel con nosotros!




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios