Israel se prepara para estrenar sus nuevos Taxis robot

Taxis robot israel

Itongadol/Agencia AJN.

Ernesto Pesochinsky trabaja en Mobileye, la compañía israelí propiedad de Intel, desde hace casi ocho años. En diálogo con la Agencia AJN, cuenta el sistema que hizo realidad los vehículos sin chofer y explica el funcionamiento de la tecnología israelí que revolucionará el mundo de los automóviles. “Está en período de prueba, pero ya está listo”, asegura. Además, destacó que “en medio de la pandemia, Israel tuvo un récord de inversiones en empresas de tecnología con más de 10.000 millones de dólares”.

Itongadol/Agencia AJN.- Una vez más, como tantas veces en la historia reciente, la innovación israelí vuelve a maravillar al mundo. En este caso, la protagonista es una vieja conocida del mundo tecnológico: la empresa Mobileye, propiedad de Intel, anunció que Tel Aviv tendrá la primera tanda de taxis autónomos en 2022. “El vehículo está en período de prueba, pero ya está listo, es una realidad”, afirma Ernesto Pesochinsky, director para América Latina de Mobileye, en una entrevista con la Agencia AJN en la que explicó en qué consiste la tecnología de la empresa israelí y detalló qué falta para que los autos sin conductor circulen por las calles.

Los vehículos autónomos son una gran ambición que la compañía viene trabajando hace años. Modelos piloto ya viajan por las calles de Jerusalem y de Múnich, y pronto comenzarán pruebas en Tokio, París, Shanghái y Detroit.

“Es un proceso que comenzó hace poco más de 20 años, cuando Mobileye se inició en la tecnología de los sistemas para la prevención de colisiones, y que luego fue derivando hacia la conducción autónoma”, relata Pesochinsky, quien lleva en la compañía casi ocho años. “Desde el punto de vista tecnológico, el vehículo está en prueba pero está listo, ya están las soluciones tecnológicas disponibles”, asegura el israelí de origen argentino.

Mobileye fue adquirida por el gigante estadounidense Intel en 2017 gracias a su tecnología de sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS, en inglés), que incluyen un sensor de distancia con los otros vehículos en el camino que están instalados en la gran mayoría de los autos israelíes. En los últimos años, todos los esfuerzos de la compañía se han centrado en la automatización de la conducción.

“La conducción autónoma se basa en tres pilares fundamentales: la visión artificial, los ‘ojos’ del vehículo, lograda a través sensores y cámaras de video; la inteligencia artificial, que consiste en ‘enseñarle’ por computadora un proceso de aprendizaje automático para que en la carretera se comporte casi como un ser humano y sin provocar accidentes; y en tercer lugar los datos, resumidos en una especie de mapa con todo lo que es la realidad externa del vehículo, tanto lo estático como semáforos y señales como lo dinámico, es decir, otros vehículos, peatones o bicicletas”, explica Pesochinsky.

“La pregunta ahora es cuándo vamos a tener vehículos autónomos para circular. Si estamos hablando de la masividad en las carreteras, eso va a tomar un tiempo, porque hay un asunto regulatorio que hay que pasar antes”, continúa el director de la empresa con base en Jerusalem. “Cada país y los reguladores a nivel mundial tienen que determinar si el vehículo es suficientemente seguro como para venderlo. Necesitan comprobar que el pasajero va a bajar sano y salvo en el lugar en el que tiene que bajar”, agrega.

La figura detrás de todo el desarrollo de los vehículos autónomos es Amnon Shashua, una personalidad central de la innovación israelí y un emblema de la “Start-Up Nation”. Además de ser el CEO de Mobileye, participó en la creación de otras empresas, como OrCam Technologies, otra de las marcas israelíes reconocidas en el exterior.

Shashua, a quien Pesochinsky define como un “visionario” y a quien llama el “Steve Jobs del mundo de la tecnología de vehículos autónomos”, habló sobre el futuro del proyecto en CES 2021, un evento de tecnología en Las Vegas que este año se realizó de manera virtual. Allí aventuró que los autos sin conductor podrán distribuirse en masa para 2025. Además, dijo que espera la aprobación regulatoria para poder implementar un piloto en las calles de Nueva York.

Shashua y Mobileye representan un caso testigo de un fenómeno por el que se reconoce a Israel en todo el mundo: su ecosistema de innovación impulsado por las startups. “En medio de la pandemia, Israel tuvo un récord de inversiones en empresas de tecnología con más de 10.000 millones de dólares. Fue un año récord, superando al 2019, cuando no había pandemia”, sostiene Pesochinsky. “Esto se debió a que Israel creó una historia de tecnología muy fiable, tanto el país como sus empresas y sus resultados. Eso se ve en las soluciones que Israel puede dar a esta situación, pero también en otras. La pandemia un día va a terminar, el mundo no va a seguir así para siempre”, añade.

Además de Tel Aviv, las otras ciudades que participarán en la fase de prueba de los taxis autónomos serán París y Daegu, en Corea del Sur. De no haber grandes inconvenientes en las pruebas y con la ayuda de un marco regulatorio que permita su implementación a gran escala, ese será el primer paso para la fantasía futurista que Mobileye hizo realidad gracias a la inteligencia artificial: los vehículos autónomos, de Israel para el mundo.

¡Recorre Israel con nosotros!

d

Comentarios