Israel sacó “agua de una roca” y ahora también convierte el agua del mar en dulce.



Las innovadoras soluciones de agua de Israel: desde golpear una roca a la desalinización

En julio, llegué a Israel como representante de Development Corporation for Israel / Israel Bonds. Mi misión: descubrir las innumerables formas en que la promesa de David Ben-Gurion de “un futuro mucho más brillante“, una promesa hecha en la conferencia de fundación de Israel Bonds en 1950, continúa fructificando.

JAMES GALFUND

La primera fase de mi viaje de descubrimiento me llevó 82 pies por debajo del nivel de la calle, mientras exploraba los túneles subterráneos del Sistema Metropolitano de Tránsito Masivo de Tel Aviv. Para la fase dos, dirijo mi mirada hacia el oeste hacia el Mar Mediterráneo y los extraordinarios logros de Israel en el campo de la desalinización.

Para Israel, la desalinización se ha vuelto más esencial que nunca. Un artículo del 17 de septiembre en el Times of Israel cita a la Autoridad del Agua de Israel diciendo que “la escasez agregada (de agua) en los últimos cinco años de sequía es enorme“.

Sin embargo, el artículo también observó que “los israelíes no han sentido la actual sequía tan agudamente como las temporadas secas pasadas, o tan agudamente como los vecinos de Israel, debido a la construcción en los últimos años de cinco plantas desalinizadoras masivas en la costa mediterránea“.

Israel es líder mundial indiscutible en desalinización, ya que ha dado un gran paso adelante desde que Moisés intentó por primera vez resolver el problema problemático del agua potable golpeando una roca con su bastón.

La instalación de desalinización de Ashkelon, una de las más grandes del mundo, es una de las cinco plantas a lo largo del Mar Mediterráneo que proporciona a los israelíes el 65 por ciento de su agua potable. (IDE Technologies Ltd.)

Rani Meerovitch, CEO de la enorme planta de desalinización de Ashkelon, y consultor de alta gerencia para proyectos a gran escala y financiamiento para IDE Technologies Ltd., y cuyo padre, trabajó para Israel Bonds en el Reino Unido en los años 80, dice que el giro del país hacia la desalinización comenzó modestamente. Todo comenzó con una pequeña planta en Eilat construida en los años 60 para proporcionar agua potable a unos pocos miles de personas.

Hoy en día, más de 6 millones de personas obtienen su agua potable a través de la desalinización en las cinco plantas antes mencionadas distribuidas a lo largo de la costa mediterránea de Israel.

La desalinización no se adoptó de inmediato como la solución obvia para el entorno árido de Israel porque, según explica Meerovitch, “originalmente, la desalinización era costosa”. Dice que en los primeros años, el precio del agua desalinizada era de $ 7 a $ 8 por metro cúbico mientras que hoy ha caído por debajo de $ 1.

El acercamiento de Israel a la desalinización se incrementó en los años 90 con la introducción de la ósmosis inversa, un fenómeno natural que Meerovitch, con un gesto hacia un poder superior, dice “fue inventado por Di-s, pero fue descubierto, adoptado e implementado por científicos e ingenieros“.

Un proceso multifacético que implica equipos complejos, en términos básicos, la ósmosis inversa es un medio para separar el agua pura del agua de mar a través de la filtración por membrana accionada por presión.

Agregue unos cuantos minerales: “es como una receta“, dice Meerovitch, envíelo al reservorio de la red nacional de agua, y de allí fluye a los grifos de todo el país. También fluye a la vecina Jordania como parte de un compromiso para proporcionar agua al Reino Hachemita, según lo estipulado en el tratado de paz firmado por las dos naciones en 1994.

Meerovitch compara la ósmosis inversa con la “producción de gotas de lluvia“, y el gobierno de Israel, abrazando la tecnología como una respuesta revolucionaria a la crisis del agua de la nación, publicó su primera licitación a fines de los años 90, que llevó a la construcción de la planta de desalinización en Ashkelon.

Los avances de Israel en la desalinización son una respuesta revolucionaria a la crisis de agua de la nación. (IDE Technologies Ltd.)

En el momento en que se puso en línea, la planta de Ashkelon era, según Meerovitch, la planta de desalinización por ósmosis inversa más grande del mundo. Posteriormente fue superada por una planta en Hadera, que a su vez fue eclipsada por la planta Sorek que se inauguró en 2013.

Una sexta planta, proyectada para ser construida no lejos de la planta Sorek, y una séptima, a lo largo de la costa norte de Israel cerca de Nahariya, se encuentran en etapas de desarrollo.

Meerovitch dice que la ambiciosa construcción de enormes plantas de ósmosis inversa ha dado como resultado que el uso del agua del grifo desalinizada “pase de 0 a 65 por ciento en solo 15 años“. Añade con orgullo: “No conozco ningún otro lugar del mundo donde la desalinización haya tenido tanto éxito tan rápido“.

Meerovitch enfatiza que, además de garantizar que el agua sea apta para el consumo, las plantas de desalinización tienen “estrictos controles ambientales y se realizan inspecciones exhaustivas cada año. Como resultado, no ha habido cambios en el agua de mar, y la flora y la fauna no se han visto afectadas“.

Como ha ocurrido con muchas de las innovaciones de Israel, el estado judío está compartiendo su experiencia con el mundo, con IDE asistiendo a unos 40 países, incluido Estados Unidos, con plantas de desalinización. La planta de desalinización más grande del hemisferio occidental fue construida por IDE en California.

El vicepresidente de ingeniería de IDE, Jacky Ben-Yaish, señala que “el diseño de las plantas de desalinización es cada vez más sofisticado. Estamos tratando de tomar la tecnología y llevarla al límite“.

Como parte de ese esfuerzo continuo por romper las barreras mediante la aplicación de la última tecnología, Ben-Yaish cita los esfuerzos líderes mundiales de IDE en soluciones de tratamiento de aguas verdes, con un enfoque en recursos reutilizables y plantas libres de químicos. La eliminación de productos químicos, señala, asegura que “nada volverá al mar que antes no estuviera allí“.

Las soluciones externas a los escasos recursos hídricos han sido un sello distintivo del ingenio israelí, desde el National Water Carrier hasta el riego por goteo y las plantas de desalinización avanzadas. La forma en que estas innovaciones han transformado a Israel y, de hecho, al mundo, puede verse como un cumplimiento más de la promesa de Ben-Gurion a los delegados de Bonds de “un futuro mucho más brillante“.

Y con eso, la fase dos de mi viaje de descubrimiento de Israel Bonds se completó.

Fuente: blogs.The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico



2 pensamientos sobre “Israel sacó “agua de una roca” y ahora también convierte el agua del mar en dulce.

  1. He estado desarrollando un impulsador de maza por electromagnetismo y coincidentemente su código binario es la estrella de David,es la energía ilimitada y autónoma más prometedora para una nueva era, sin contaminación y necesito recursos para continuar,les podría interesar ..???
    Se podría con muy poco dinero crear enormes generaciones de Miles de megawats en poco espacio,sin afectar el medio ambiente y sería una energía ilimitada..
    Si les interesa saber más y vincularse al desarrollo del proyecto por favor comunicarse conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *