Exodo 25:8 “y me harán un santuario y morare entre ellos”

Exodo 25:8  “y me harán un santuario y morare entre ellos”

Cómo D-os Mora con Nosotros

Éxodo 25:1-16

D-os comenzó Sus instrucciones con respecto al Tabernáculo listando los materiales necesarios para su construcción y definiendo también su propósito.

Cómo D-os Mora con Nosotros

וְעָשׂוּ לִי מִקְדָּשׁ וְשָׁכַנְתִּי בְּתוֹכָם: (שמות כה:ח)

Deben hacer para Mí un santuario, y moraré entre ellos. Exodo 25:8

No “en él” sino “entre ellos”

D-os nos dijo que hagamos un santuario para que El pueda morar entre nosotros. Hay tres tipos de santuarios incluidos en este mandamiento: el Tabernáculo físico que los judíos construyeron en el desierto; el santuario interno personal que cada uno de nosotros debe construir de nuestras vidas y esferas de influencia en el mundo; y finalmente, el mundo en general que debemos transformar en la casa de D-os.

En los tres casos, la tarea es posible sólo porque estamos simplemente revelando la verdadera naturaleza oculta de la realidad. El mundo en general y todo lo que hay en él, existe sólo debido a la energía Divina que pulsa dentro de él, por lo que para convertirlo en un lugar donde la Divinidad esté revelada sólo es necesario quitar las obstrucciones que ocultan esta realidad. Similarmente, la esencia de cada uno de nosotros es nuestra alma Divina, por lo que hacer de nuestras vidas un Tabernáculo para D-os no es más que permitir que nuestra esencia interna brille a través del bagaje de excesos materiales que se han acumulado durante nuestro viaje de la vida.

Jabad

Muchos autores creen que el Templo de Jerusalem [el primero y el segundo] fueron una versión hebrea del concepto de templo de otras religiones, llegando a afirmar que el Beit Hamikdash era una copia del templo egipcio, afirmando que para los hebreos era la Casa de D-s, allí donde el Eterno moraba y habitaba, y que posteriormente al perder los judíos Eretz, y posterior a la destrucción del Templo, los jajamim cambiaron este concepto y lo adaptaron a un pueblo sin tierra.

Significado del Templo de Jerusalem

Esta pregunta y su respuesta la dará el mismo edificador del Templo, el rey Salomón:

Pero, ¿quién tiene el poder de construir una casa para Él, pues los cielos y los cielos de los cielos no pueden contenerle, y quién soy yo para construirle una morada, si no es para quemar fragancias ante Él? [12]. Pero ¿acaso el Eterno ciertamente habitará en la tierra? He aquí que el cielo y el cielo de los cielos no pueden contenerte. ¡Cuánto menos esta Casa que he construido! [13]

El profeta Yeshayahu en la misma línea argumentativa dirá: “Así dijo Ado-nai: El cielo es Mí trono, y la tierra es el estrado de Mis pies. ¿Dónde está la Casa que Me podríais construir? ¿Dónde está el lugar que podría ser Mí descanso? “[14]. El objetivo de tener el Templo lo aclara también Yeshayahu: “Pero a ese hombre le miraré, al que es pobre y de espíritu contrito, y que tiembla ante Mi palabra” [15].

El Templo de Jerusalem fue construido en 7 años, con una longitud de 60 codos, 20 de ancho y 30 de alto. [16] y el Palacio de Salomón fue construido en 13 años, con una longitud de 100 codos, 50 de ancho y 30 de altura. [17] El recinto central del Templo representaba al israelita en particular, el atrio a todo el resto de la familia de Adam, y el conjunto del edificio a todo el universo. Según una leyenda, que volverá a encontrarse en las tradiciones musulmanas, en el lugar exacto en que David erigió el Altar se encontró la cabeza de Adam, y también allí fue el lugar de la Akedá.

Con información de Centro Kehila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *