El túnel Siloé en Jerusalén construido por el Rey Ezequías

El túnel  Siloé  en Jerusalén construido por el  Rey Ezequías una sorprendente obra hidráulica.

Uno de los grandes reyes de Judá fue Ezequias, a finales del Siglo VIII AC. Llevó a su pueblo a un gran desarrollo, económico, cultural y espiritual.

Aprovechó los desordenes en la sucesión del trono asirio, a la muerte del rey Sargón II, para dejar de pagar tributo. Realizando una gran obra defensiva, fortificó las principales ciudades de su reino.

En la antigua Jerusalén situada sobre un cerro rocoso, protegida en sus tres lados por profundos valles, el rey Ezequias hizo una importante obra hidráulica de gran complejidad, abriendo un túnel de 530 mts de longitud a 50 mts de profundidad, desde la fuente de Gihón, situada en la ladera oriental, hasta el interior de la ciudad. Al encontrarse la fuente de Gihón fuera de las murallas, era un punto vulnerable ante un ataque enemigo. Por lo que al preparar las defensas de Jerusalén por la amenaza del nuevo rey asirio Senaquerib, construyó el túnel a través del subsuelo de la ciudad, como vemos en su trazado (en la imagen de la izquierda).

Con tal precisión se hizo, que su desnivel es de tan solo 30 cms. corriendo el agua lentamente desde la fuente al estanque, dentro de las murallas, cegándose ésta por el exterior; tal como lo narra la Biblia en 2Reyes 20:20 y 2 Crónicas 32:30. Posteriormente se le llamó Siloé, a esta piscina donde se recogía el agua para las libaciones y purificaciones, especialmente en la fiesta de los Tabernáculos.

Este lugar es conocido por los cristianos como el túnel de Siloé. En general los arqueólogos indican que la visitada piscina de Siloé, no lo es. Aunque la recientemente descubierta en el verano del 2004 es posible que sea. En el interior del túnel, se ha localizado una inscripción conmemorativa del encuentro de los dos equipos de mineros, que perforando en sentidos opuestos terminaban de dar cauce al agua.

Consta de 6 líneas y tomando la traducción de Finkestein y Silberman dice: ….. cuando se abrió el túnel. Y así es como se perforó: mientras[…..] seguían […..] piqueta[s], cada hombre en dirección a su compañero, y cuando todavía quedaban tres codos por abrir, [se oyó] la voz de un hombre que llamaba a su compañero, pues había resonancia en la roca a la derecha [y a la izquierda]. Y cuando se perforó el túnel, los canteros tallaron [la roca] trabajando al encuentro unos de otros, piqueta contra piqueta; y el agua fluyó de la fuente hacia el estanque a lo largo de 1200 codos, y la altura de la roca sobre las cabeza[s] de los canteros era de 100 codos. En septiembre de 2003 un equipo dirigido por el geólogo Amos Frumkin, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, confirmó la fecha de su datación en el 700 AC según se informó en la revista científica Nature (1).

Protestante Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *