El Mesías vendrá por todos.

 

“Traer al Mesías no es monopolio de los religiosos”

Aurora Israel

Gracias a Dios que los judíos ya no somos solamente religiosos. Gracias a Dios que organizó la historia de la humanidad para que ocurriera la emancipación del Pueblo Judío en Europa (la famosa “Haskala”).

Si los judíos se hubieran quedado como religiosos de shtetl, nunca hubieran podido aprender conocimientos como política, economía, agricultura, ciencia, combate, arte, arquitectura, etc. De no ser por estos conocimientos aprendidos en Europa, el Pueblo Judío nunca hubiéramos sido capaces de reconstruir nuestro Estado después de dos mil años de exilio. Es decir, la redención de Am Israel fue posible por el hecho de que los judíos trajeron consigo herramientas del exilio.

Solo Tora teorética no era suficiente para redimir a Israel. La verdad es que los rabinos a lo largo de la historia ya habían intentado traer la redención, pero sus intentos fracasaron. El movimiento Jovevei Tzion (e incluso, antes que ellos, el movimiento Dorshei Tzion) intentaron liberar Eretz Israel, y aunque sí lograron establecer los cimientos del Yishuv en la tierra de Israel, aún así no fue suficiente para crear un Estado porque carecían de herramientas técnicas occidentales. O sea, se necesita mucho más que a Rabinos para traer al Mashiaj.

Aaron, el hermano de Moisés, era el sabio más grande de su época. Él era como “el rabino” de esa generación de esclavos. ¿Entonces por qué Hashem escogió a Moshe y no a Aaron para redimir a nuestros padres de Egipto? La razón es porque Moshe creció en el palacio del faraón. Moshe creció viendo de cerca cómo se maneja un país, aprendiendo desde economía hasta política egipcia. Aprendió de todas las herramientas materiales de Egipto, la nación más fuerte de ese entonces.

Incluso está escrito en el Talmud (tratado de Sanhedrin 98) que el Mashiaj crece en Roma. Es decir, el Mashiaj se desarrolla a partir de tomar las bases del mundo occidental y enfocarlas de acuerdo a la aspiración nacional y ética de la Tora.

Vale la pena recalcar que el reinado de los macabeos lastimosamente decayó al cabo de pocas generaciones desde el milagro de Janucá, cuando liderados por Yehuda HaMacabí lograron independizarse de la ocupación griega. Los que reinaron después del milagro de Janucá fueron los Hashmonaim, es decir, los Cohanim (sacerdotes). Fue literalmente como poner a los rabinos a cargo del Estado. Por eso Dios en Su gran sabiduría nos enseña en la Tora que el cargo del rey debe ser diferente al cargo del cohen.

Baruj Hashem (gracias a Dios) hoy tenemos de nuevo nuestro Estado después de dos mil años. Por fin podemos volver a nuestro Hogar nacional y hacer realidad los rezos y sueños que nuestros padres no pudieron. Del mismo modo en que el sionismo fue quizás el mejor regalo que le dio Europa al Pueblo Judío, cada uno de nosotros como individuo también puede lograr tomar las herramientas adecuadas de la diáspora y traerlas a la tierra de Israel para así contribuir a su éxito. Con ayuda de Hashem siempre sepamos redimir lo material en base a la Tora, amén

¡Recorre Israel con nosotros!

d

Comentarios