fbpx

Descubren un planeta donde “llueve hierro”

Es un exoplaneta gigante extremadamente caliente, con unas temperaturas diurnas que suben por encima de los 2 mil 400 grados, lo suficientemente altas como para vaporizar metales como el hierro.

Y los fuertes vientos trasladan el vapor de hierro hacia las regiones nocturnas, más frías, con temperaturas que disminuyen hasta valores en torno a los 1 500 grados, que condensan el vapor en gotas que podrían precipitar como lluvia.

“Se podría decir que este planeta se vuelve lluvioso por la noche, con la excepción de que llueve hierro”, resume David Ehrenreich, investigador de la Universidad de Ginebra y autor principal del estudio que publica la revista Nature.

Una nueva técnica ha permitido conocer con detalle un mundo a 130 años luz envuelto en una tormenta global y violentísima

Distinto a cualquiera del sistema solar, es un infierno que alcanza los 1000 °C

Desde que en 1995 los astrofísicos suizos Michael Mayor y Didier Queloz descubrieran el primer exoplaneta, el catálogo de posibles mundos conocidos fuera de nuestro sistema solar se ha ampliado a 4.000. Sin embargo, todavía es muy difícil conocerlos con exactitud porque están muy lejos y quedan ocultos por el potente resplandor de sus estrellas. Conocer si están envueltos en atmósferas, si pueden soportar agua en su superficie o reunir las condiciones necesarias para albergar vida es extremadamente complejo.

En lo que puede ser un paso importante para mitigar estos problemas, un equipo de investigadores europeos ha utilizado por primera vez una nueva técnica para observar de forma directa un mundo extrasolar a 130 años luz de distancia. El método, denominado interferometría óptica, ha permitido a los astrónomos medir la posición de HR 8799e y registrar su espectro con una precisión sin precedentes. De esta forma, han descubierto que está siendo azotado por una violentísima tormenta global de pesadilla en la que las nubes son de hierro y silicatos.

HR 8799e solo tiene 30 millones de años, un «bebé», lo que significa que es mucho más joven que cualquier planeta de los que orbitan alrededor del Sol. Esta juventud puede ser muy útil a los investigadores para comprender la formación de planetas y sistemas planetarios. Pero además el exoplaneta es completamente inhóspito: la energía sobrante tras su formación y un potente efecto invernadero hacen que HR8799e alcance una temperatura hostil de cerca de 1000 °C.

La nueva técnica también ha proporcionado un espectro de una calidad sin precedentes, diez veces más detallado que observaciones anteriores. De esta forma, las mediciones del equipo fueron capaces de revelar la composición de la atmósfera de HR8799e, que contiene algunas sorpresas, como una abundante presencia de monóxido de carbono en vez de metano. «Podríamos explicar mejor estos sorprendentes resultados con la presencia de altos vientos verticales dentro de la atmósfera, que impedirían que el monóxido de carbono reaccionase con el hidrógeno para formar metano», señala el líder del equipo Sylvestre Lacour, investigador del Observatorio de París y del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *