Con 70 años decidió convertirse al judaísmo, circuncidarse y casarse con el amor de su vida.

Con 70 años decidió convertirse al judaísmo, circuncidarse y casarse con el amor de su vida.

Lo que mucha gente prepara durante décadas, Yaakov Baranov lo hizo en pocos meses.  Después de un curso de conversión, se sometió a una circuncisión, estudio Torá para hacer su Bar Mitzvá y se casó con su esposa Galina (65), en una  gran boda judía.

El miércoles  16 de septiembre, Ronen Plot, alcalde de Nof Hagalil, dio a conocer la extraordinaria historia de un hombre que se sometió a la circuncisión, celebró su Bar Mitzvah y su boda, todo en un período de un mes.

“Abriendo el año con una nota optimista y deseando a Yaakov Baranov de Nof Hagalil, quien, a la edad de 70 años, completó las tres ceremonias más importantes en la vida de un judío en un período de un mes: circuncisión, Bar Mitzvah y boda”, escribió el alcalde.

A pesar de la situación actual y su avanzada edad, Yaakov insistió en someterse a una circuncisión hace unas dos semanas y el miércoles de esta semana completó el proceso de conversión, poniéndose un tefilín. Inmediatamente después de recuperarse de la operación, volvió a casarse con el amor de su vida, Galina, según la ley judía “.

 “Conocí a Galina mientras vivía en Moldavia. Yo era cantante. Nos enamoramos y tuvimos un matrimonio civil. Ella era judía y yo parcialmente, del lado de mi padre”, recuerda. El tema de la conversión al judaísmo permaneció en un segundo plano a lo largo de la convivencia. Si bien los dos mantenían una casa judía, y su hija mayor incluso se dedicó al judaísmo religioso, sintieron que algo andaba mal.

“Todos estos años tuve miedo de pedirle a Yaakov que se sometiera a una conversión debido a la circuncisión. Temía que se lastimara durante la operación y eventualmente se reconciliara con el hecho de que no se llevaría a cabo”, dice Galina.

Pero hace aproximadamente un año, Yaakov sorprendió a todos cuando se presentó en la corte rabínica de Haifa. Ilana Raz, quien acompaña a los conversos en su camino al judaísmo, recuerda cómo a pesar de su avanzada edad, no se rindió nunca en sus lecciones de Torá y pasó todas las pruebas de conversión con gran éxito.

Los dos han estado juntos durante 47 años durante los cuales han traído dos hijos y ocho nietos al mundo. “Dicen que nunca es demasiado tarde para el amor”, concluye Yaakov.

Agencia AJN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *