Empresa israelí dice que puede convertir la basura en plástico biológico

Empresa israelí dice que puede convertir la basura en plástico biológico

Con la esperanza de hacer obsoletos los vertederos, UBQ, que ha recaudado $ 30 millones en inversiones privadas, dice que puede tomar basura y hacer uso diario de los desechos, desde productos reciclables, hasta cáscaras de plátano y huesos de pollo.

Halcones, buitres y cigüeñas circulan sobre sus cabezas cuando Christopher Sveen señala el montón de basura que se pudre en el calor del desierto. “Esta es la mina del futuro“, dice.

 

Sveen es director de sustentabilidad en UBQ, una compañía israelí que ha patentado un proceso para convertir la basura doméstica, desviando los desechos de los vertederos a plástico bioestable reutilizable.

Después de cinco años de desarrollo, la compañía está llevando sus operaciones en línea, con la esperanza de revolucionar la gestión de desechos y ser un impulsor para hacer que los vertederos sean obsoletos. Queda por ver, sin embargo, si la tecnología realmente funciona y es comercialmente viable.

UBQ opera una planta piloto y una instalación de investigación en el borde del desierto del Neguev, en el sur de Israel, donde ha desarrollado su línea de producción.

“Tomamos algo que no solo no es útil, sino que crea mucho daño a nuestro planeta, y podemos convertirlo en cosas que usamos todos los días“, dijo Albert Douer, presidente ejecutivo de UBQ. Dijo que el material de UBQ puede usarse como sustituto de los plásticos petroquímicos convencionales y la madera, reduciendo el consumo de petróleo y la deforestación.

 

UBQ ha recaudado $ 30 millones de inversores privados, incluido Douer, que también es director ejecutivo de Ajover Darnel Group, un conglomerado internacional de plásticos.

Expertos y científicos de primera línea forman parte de su consejo asesor, incluido el químico Premio Nobel Roger Kornberg, el bioquímico de la Universidad Hebrea Oded Shoseyov, el autor y empresario John Elkington y Connie Hedegaard, ex comisaria europea de Acción por el Clima.

La pequeña planta puede procesar una tonelada de desechos municipales por hora, una cantidad relativamente pequeña que no satisfaría las necesidades de una ciudad de tamaño mediano. Pero UBQ dice que dada la modularidad, puede expandirse rápidamente.

En un día reciente, el presidente ejecutivo de UBQ, Tato Bigio, junto a fardos de basura ordenada transportados desde un vertedero local.

Dijo que los artículos reciclables como vidrio, metales y minerales se extraen y se envían para su posterior reciclaje, mientras que la basura restante (“cáscaras de plátano, huesos de pollo y hamburguesas, los plásticos sucios, los cartones sucios, los papeles sucios”) se seca y muele hasta convertirla en polvo.

El polvo gris acerado luego ingresa en una cámara de reacción, donde se descompone y reconstituye como material compuesto de tipo plástico con base biológica. UBQ dice que su proceso patentado y cuidadosamente protegido no produce emisiones de gases de efecto invernadero ni subproductos de desechos residuales, y consume poca energía y no consume agua.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el 5 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero se producen al descomponer el material orgánico en los vertederos. Aproximadamente la mitad es metano, que en dos décadas es 86 veces más potente para el calentamiento global que el dióxido de carbono, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU.

 

Foto: AP

Por cada tonelada de material producido, UBQ dice que evita que se creen entre tres y 30 toneladas de CO2 al mantener los desechos fuera de los vertederos y descomponerlos.

UBQ dice que su material puede usarse como un aditivo para plásticos convencionales. Dice que un 10-15 por ciento es suficiente para hacer un carbono neutro de plástico al compensar la generación de metano y dióxido de carbono en los vertederos. Se puede moldear en ladrillos, vigas, macetas, latas y materiales de construcción. A diferencia de la mayoría de los plásticos, UBQ dice que su material no se degrada cuando se recicla.

La compañía dice que la conversión de residuos en productos comercializables es rentable, y es probable que tenga éxito a largo plazo sin subsidios gubernamentales.

“Lo que hacemos es tratar de posicionarnos al final de la cadena de valor, o al final de la jerarquía de gestión de residuos“, dijo Sveen. “Entonces, en lugar de que ese desperdicio vaya a un vertedero o sea incinerado, esa es nuestra materia prima de desecho“.

Sin embargo, el plástico maravilloso no está exento de escépticos. Duane Priddy, director ejecutivo del Plastic Expert Group, dijo que las afirmaciones de UBQ eran “demasiado buenas para ser ciertas” y las comparó con la alquimia.

“Los químicos han estado tratando de convertir el plomo en oro durante siglos, sin éxito“, dijo Priddy, un ex científico principal de Dow Chemical, en un correo electrónico a The Associated Press. “Del mismo modo, los químicos han estado tratando de convertir la basura en plástico durante varias décadas“.

UBQ dijo que confía en que su tecnología demostrará que los escépticos están equivocados. “Entendemos que son las percepciones de la gente. Esperamos convencerlos de manera profesional y científica“, dijo Sveen.

Aunque su tecnología finalmente tenga éxito, UBQ enfrenta preguntas sobre su viabilidad a largo plazo. Construir plantas adicionales podría ser costoso y requerir mucho tiempo. También necesita demostrar que existe un mercado para sus productos de plástico. La compañía dijo que está negociando acuerdos con clientes importantes, pero se negó a identificarlos o decir cuándo entrarían en vigencia los contratos.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha hecho que la eliminación de desechos sólidos sea un tema central para combatir la contaminación en todo el mundo. Los vertederos contaminan el aire, el agua y el suelo, y ocupan tierras y recursos limitados. Un informe de diciembre de 2017 del organismo internacional dedicó cinco de sus 50 medidas anticontaminación a la reducción y procesamiento de desechos sólidos.

“Cada año, se estima que se recolectan 11,2 mil millones de toneladas de desechos sólidos en todo el mundo“, dice la organización. “La solución, en primer lugar, es la minimización de los residuos. Donde la basura no se puede evitar, la recuperación de los materiales y la energía de los desechos, así como la reutilización y reciclado de los residuos en productos utilizables debería ser la segunda opción“.

Israel está a la zaga de otros países desarrollados en la eliminación de desechos. El país de aproximadamente 8 millones de personas generó 5.3 millones de toneladas métricas de basura en 2016, según el Ministerio de Medio Ambiente. Más del 80 por ciento de esa basura terminó en vertederos cada vez más concurridos. Un tercio de la basura del vertedero de Israel es restos de comida, que se descomponen y producen gases de efecto invernadero como el metano y el dióxido de carbono.

Para UBQ, eso significa un suministro casi ilimitado de materia prima.

“El hecho es que la mayoría de los residuos van a un vertedero o se filtran a nuestros entornos naturales porque simplemente no hay tecnologías holísticas y económicamente viables“, dijo Sveen.

Fuente: Ynet News – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Leave a Comment