¡El nuevo presidente de El Salvador es de origen palestino y ama a Israel!

¡El nuevo presidente de El Salvador es de origen palestino y ama a Israel!

El Tribunal Supremo Electoral de El Salvador declaró ganador al joven Nayib Bukele Ortez en las elecciones presidenciales el país este domingo, con casi el 54% de los votos. Al superar el umbral del 50% de la votación, Bukele evita irse a una segunda vuelta electoral.

Bukele, que ha roto con un bipartidismo de años en el país centroamericano, nació el 24 de julio de 1981, hijo del fallecido empresario Armando Bukele Kattán, un doctor en química industrial de origen árabe-palestino cuyo padre de religión cristiana ortodoxa y madre católica inmigraron hacia El Salvador desde la ciudad de Jerusalén y Belén respectivamente, cuando estas ciudades aún estaban en manos del Imperio Otomano.

La inmigración palestina hacia El Salvador comenzó en la última década del siglo XIX, inicialmente con cerca de un centenar de personas originarias de la ciudad de Belén, de acuerdo a un portal del gobierno salvadoreño. Hoy día, aproximadamente 100 mil salvadoreños tienen en alguna medida origen palestino. Bukele se convertirá en el segundo mandatario salvadoreño de origen palestino en el país después de Tony Saca, presidente entre 2004 y 2009.

En un video publicado en 2009, el Dr. Bukele Kattán, que llegó a ser presidente de la Asociación Islámica Árabe local después de convertirse al Islam, negó tajantemente a Jerusalén como capital de Israel. En su plática videograbada para su web Aclarando Conceptos, afirmaba que “Jerusalén no fue fundada por los israelitas, ni por los judíos, sino por los Jebuseos, uno de los pueblos cananeos que conforman la estirpe palestina”, así como que “Jerusalén como capital de Israel sólo existió 70 años en toda la Historia de Tierra Santa de 4200 años, hasta el establecimiento del moderno Estado de Israel, fundado en 1948. No es así la capital histórica de Israel”.

El Dr. Bukele Kattán participó como representante de la comunidad palestina de El Salvador durante la inauguración de la Avenida Jerusalén en la ciudad de San Salvador en el año 1995, cuyo nombre se colocó en español, árabe y hebreo, acto que se realizó también con la representación de la comunidad judía local. En esta misma avenida es donde también se localiza la Plaza Arafat, erigida posteriormente por la comunidad palestina en nombre del fallecido líder palestino.

A diferencia de su padre, y con las dudas que existen alrededor de su propia religión, debido a que pese a los diferentes credos que le vienen de familia ha declarado ser cristiano aunque en enero pasado se reportó su visita y oración en una mezquita en la Ciudad de México, la postura de Nayib Bukele hacia el Estado de Israel parece ser diferente.

Un año antes de que se convirtiera en el nuevo mandatario de su país, Bukele, como alcalde de San Salvador, visitó Israel en febrero de 2018 en el marco del Congreso Internacional de Alcaldes, la primera vez que un alcalde salvadoreño fue invitado al Estado judío, según aseguró al anunciar su visita.

Fue en esta ocasión, en la misma ciudad que su padre negó como capital histórica judía, donde Bukele oró en el Muro de los Lamentos y rindió homenaje a las víctimas del Holocausto en Yad Vashem, y que el entonces alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, lo llamó casualmente y a manera de elogio por su juventud y visión como “el futuro presidente de El Salvador“.

Nayib Bukele estudió Derecho en la Universidad Centroamericana de San Salvador, aunque sus oponentes le cuestionaron que no logró graduarse de la carrera por dedicarse desde los 18 años a trabajar en una empresa de su padre.

El presidente electo está casado con Gabriela Rodríguez y actualmente la pareja espera un bebé.

La familia Bukele simpatizaba con los principios de justicia social que enarbolaba la guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en los años ochenta, y llegó a brindar refugio a algunos de sus dirigentes pese al riesgo de cárcel o hasta de muerte que representaba, de acuerdo al periódico El Clarín.

Según el libro “¿Quién es Nayib Bukele?”, del periodista Geovani Galeas, una tarde de 1987 el candidato vio ingresar en forma secreta a su casa al líder guerrillero Schafik Handal, también de origen palestino, uno de los cinco comandantes del FMLN.

Fue así como heredó de su familia la simpatía por la exguerrillaque, tras el fin de la guerra civil de 12 años, se convirtió en partido político en 1992.

En 1999, desde una agencia de publicidad de su familia, Bukele trabajó en una campaña presidencial que el FMLN no pudo ganar, con el excomandante Facundo Guardado como candidato.

Fue en 2011 que se ofreció al FMLN para competir por la alcaldía de Nuevo Cuscatlán, un municipio de 10,000 habitantes vecino a la capital, donde Bukele ingresó a la política, ganando en la elección de marzo de 2012.

En noviembre de 2014, en el marco del Día Mundial de las Ciudades, la ONU lo invitó para hablar de su transformadora gestión en Nuevo Cuscatlán.

Ante su popularidad, el FMLN lo postuló para recuperar la alcaldía de San Salvador que estaba en manos de la derecha, lo cual logró para el período 2015-2018.

Como alcalde de San Salvador, sus proyectos emblema fueron la iluminación de toda la capitaly la recuperación y remodelación de parte del centro histórico.

Las discrepancias de Bukele con la cúpula de la formación de la exguerrilla terminaron con su expulsión en 2017, año en el fundó Nuevas Ideas, movimiento que intentó legalizar como partido político, pero no cumplía las exigencias de la Ley Electoral.

Tras ese intento frustrado, buscó un hueco en el partido Centro Democrático para presentarse bajo su bandera a las elecciones presidenciales, pero el partido fue cancelado tras no alcanzar al menos 50,000 votos en las elecciones legislativas de 2018.

Bukele optó por la única posibilidad que le quedaba: tratar de buscar la presidencia de la mano de GANA.

Durante su campaña, Bukele arremetió contra los 20 años de gobiernos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y los casi 10 años del FMLN.

“Los mismos de siempre (Arena y FMLN) pensaron que nuestro pueblo nunca iba a despertar, intentaron decirnos incansablemente que hacer las cosas bien era imposible”, sostuvo en su cierre de campaña. Bukele había anticipado entonces que acabaría con el bipartidismo, para dejar “atrás la posguerra de una vez por todas”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Leave a Comment