El Desierto de Judea: Los fascinantes y cambiantes paisajes del desierto

El Desierto de Judea:  los paisajes del desierto están llenos de historias bíblicas.

El Desierto de Judea está rodeado por las Montañas de Judea al oeste y por el Mar Muerto al este. Se considera un desierto relativamente pequeño, cubriendo sólo 933 kilómetros cuadrados, pero contiene muchas reservas naturales fascinantes, lugares históricos, monasterios y paisajes primaverales que lo hacen un lugar emocionante y único para visitar.

 

El desierto es pureza, el lugar del mayor silencio para escuchar la “callada pequeña voz” (I Reyes 19:12).

Judean Miracle

AMAZING: The Judean Desert after the rain.This is the real and beautiful Israel. Join us at: ISupportIsrael.com

Posted by The Israel Project on Sunday, March 11, 2018

El desierto de Judea está lleno de paisajes impresionantes que están cambiando constantemente. Montañas, riscos y cerros de calizas se alzan al lado de planicies, lechos de ríos y profundos cañones. Varios ríos cruzan a lo largo y ancho el desierto, creando cañones de hasta 480 metros de profundidad. Algunos de estos ríos tienen agua todo el año, y crean oasis tales como Nahal Arugot, Nahal Prat, y Nahal David. Los antiguos riscos en el borde este del desierto llegan a una altura de 295 metros sobre la línea costera del Mar Muerto, y las reservas naturales tales como Ein Gedi y Einot Tzukim se encuentran a sus pies.

 

El Desierto de Judea está cercano Jerusalén y está poblado relativamente poco. Los pocos asentamientos que hay se establecieron en su perímetro. Se conoce al desierto por su paisaje irregular, que a lo largo de la historia ha proporcionado refugio y un lugar para ocultarse a los rebeldes y fanáticos, al igual que soledad y aislamiento a los monjes y ermitaños. Durante los días de los macabeos (hace cerca de 2000 años atrás), se establecieron en el desierto grandes fortalezas tales como Masada y Horkenya. Durante el periodo de la gran rebelión contra Roma, la última batalla de los fanáticos judíos tuvo lugar en Masada, y durante el periodo del Segundo Templo, los miembros del culto del Desierto de Judea vivieron ahí.

 

Hace varias décadas, los Manuscritos del Mar Muerto que se encontraron ocultos en Qumrán, ayudaron a arrojar luces sobre la Biblia y sobre el periodo durante el cual se escribieron los Manuscritos. Vale la pena visitar el Parque Nacional de Qumrán y ver los restos arqueológicos de los asentamientos judíos que allí existían.

 

El pueblo de rebeldes judíos no fue el único que vivió en el Desierto de Judea. Durante el periodo bizantino (aproximadamente hace 1500 años), una orden especial de monjes conocida como los Laura vivió allí y basó su estilo de vida en el aislamiento y soledad total. Los magníficos monasterios que pertenecieron a los monjes de esta orden fueron construidos sobre los riscos y las grietas de las rocas, con pequeños habitáculos personales y cúpulas para las reuniones comunales durante los momentos de oración.

 

Muchos monasterios se han establecido en el Desierto de Judea. Algunos todavía están activos, y otros, tales como el monasterio Mar Saba, el Mar Jirias y otros, están vacíos y sólo quedan las ruinas. Cerca al Desierto de Judea y los monasterios hay un lugar muy importante para la cristiandad el Río Jordán. De acuerdo con la tradición cristiana, las aguas del Río Jordán son sagradas y muchos peregrinos vienen al lugar para sumergirse en sus aguas.

 

Los visitantes pueden ir a excursiones al Desierto de Judea por varios días, a pie, en bicicleta o en un vehículo todoterreno. Los turistas se pueden alojar en uno de los muchos hoteles que hay en el área o acampar bajo las estrellas para tener una experiencia del desierto real. Acampar en Israel ofrece tremendo valor agregado, por lo que los campamentos florecen, especialmente en el Desierto de Judea, donde aún todavía se puede sentir el aire de los tiempos bíblicos.

 

Landa of the Bible

Leave a Comment