¡Basta ya de llorar!: “Es hora de construir el Tercer Templo de Jerusalén”

 

El Instituto del Templo, dedicado a la reconstrucción del antiguo sitio sagrado, ahora usa nuevas herramientas de Internet para llevar su mensaje a las masas

“Es hora de construir”, dice el lema del último video de YouTube del Instituto del Templo.

La frase resume la misión controvertida del grupo de reunir judíos para reconstruir el templo que fue el corazón de su religión hasta su destrucción hace 2.000 años.

Durante gran parte de esos dos milenios, de luto por la pérdida del templo y el anhelo de su restauración ha sido central en el pensamiento y la práctica judíos. Como se señala en el vídeo producido profesionalmente – un montaje de imágenes de una boda judía – la ruptura de una copa que concluye una boda judía es una de esas prácticas.

romper la copa Después que el novio, interpretado por un actor, la rompe, la copa se vuelve a montar milagrosamente con la música en aumento, y el texto pregunta: “¿Cuántos vasos más hay que romper?”. Entonces, aparece el lema.

El vídeo – lanzado antes del día de ayuno judío de Tishá BeAv, que conmemora la destrucción del Segundo Templo en el año 70 por los romanos – es parte de la estrategia de utilizar las nuevas herramientas de internet para llevar su antiguo mensaje a las masas.

“Nuestro objetivo es elevar la conciencia del pueblo judío y de toda la humanidad hacia el papel central que el templo santo juega en la vida de la humanidad”, dijo Rabí Jaim Richman, nacido en Massachusetts, cofundador y director internacional del Instituto del Templo. “Estamos muy enfocados en emitir el mensaje por todos los canales de medios sociales que la gente use en la actualidad. La mayor parte de mi trabajo está relacionado con internet”.

Fundado en 1987, 20 años después que Israel conquistara el Monte del Templo y los territorios palestinos en la Guerra de los Seis Días, el Instituto del Templo fue uno de los primeros grupos en abogar abiertamente por la reconstrucción de los dos templos que alguna vez estuvieron en la plaza. Otro cofundador es el rabino Israel Ariel, que fue uno de los paracaidistas que tomaron el Monte del Templo de las fuerzas jordanas en 1967.

El problema para los adeptos es que el Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalem es sagrado no sólo para los judíos, sino para los musulmanes y los cristianos también. El sitio incluye la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa, dos de los santuarios más importantes en el Islam. Israel optó por dejarlo bajo control musulmán en 1967, y la oración judía está prohibida allí.

Richman, que a menudo cita al gran racionalista judío Maimónides, dijo que el Instituto del Templo se opone a la violencia, y trabaja “dentro de los límites de la condición humana, la halajá y la realidad política”. Halajá es la palabra hebrea para la ley judía.

El Instituto del Templo se centra en preparar los objetos y las habilidades necesarias para el sacrificio de animales y los rituales esotéricos que llevaron a cabo los kohanim, o sacerdotes, frente a una multitud de peregrinos judíos antes de la destrucción del último templo. Todo su trabajo está dirigido por un consejo rabínico y basado en el análisis minucioso de las escrituras judías y la investigación académica.

El grupo también trabaja para conseguir apoyo para su misión y para sí, que es donde internet entra en acción.

Kohen“Realmente trabajamos con un presupuesto reducido, por lo que el crowdfunding es importante para nosotros”, Itzjak Reuven, director de multimedia del Instituto del Templo, dijo a JTA. “Pero el objetivo principal es ser parte del diálogo y que la gente participe. No estamos discutiendo algo que tiene 2.000 años de antigüedad. Estamos articulando una manera que la gente puede ver que es contemporánea, y simplemente estar en las redes sociales es parte del mensaje “.

También en torno a Tishá BeAv, durante los últimos cuatro años el Instituto del Templo ha hecho vídeos para enmarcar el día como un momento de tomar medidas, no llorar el pasado.

“¿Cómo va a cambiar nada si no hacemos nada al respecto? Lo nuestro es llorar y llorar”, dijo Richman. “Dios nos dio el Monte del Templo en bandeja de plata. Sería más honesto decir, ¿Sabes qué? No me interesa.

Leave a Comment