Árabes lo dejan todo y se convierten al judaísmo: “se dieron cuenta de que la verdad está del otro lado”

Árabes lo dejan todo y se convierten al judaísmo: “se dieron cuenta de que la verdad está del otro lado”

 

LA ASOMBROSA HISTORIA DE ÁRABES QUE LO DEJAN TODO Y SE CONVIERTEN AL JUDAÍSMO

 

Nacieron árabes en medio del odio y se dieron cuenta de que la verdad está del otro lado. Dejaron el hogar, la familia y los padres y se unieron al pueblo judío a pesar de todas las dificultades. El hombre justo que dio su vida por el pueblo judío, el vecino justo de Acre que cuida la tumba del santo tanna en Safed, el hombre justo que nació en Khan Yunis y lucha por su derecho a unirse al pueblo judío. Historias de primera mano. Esta es la primera que les traemos.

 

 

 

La zona arde. Un ataque terrorista de atropellamiento y otro similar son “pisoteados” en las transmisiones de noticias, en las que el incidente de ayer fue olvidado por un ataque asesino, no menos grave, que tuvo lugar al día siguiente. A ellos se suman los disparos de fuegos artificiales, el lanzamiento de piedras y cócteles Molotov, todos provenientes de una sola dirección: los árabes israelíes.

 

Los árabes que llevan una tarjeta de identificación azul en sus bolsillos, pero demuestran una y otra vez que su verdadera identidad es “verde”. Demuestran que el término “árabes israelíes” no es más que una ficción, un verdadero oxímoron cuyas dos partes se contradicen entre sí. La tarjeta de identidad azul que en el pasado era una garantía de lealtad y ahora ya no.

 

Sorprende mencionar que, paralelamente a todos aquellos que ahora han mudado su piel y muestran a dónde pertenece su verdadera identidad, hay algunos que han hecho el camino opuesto. Son pocos y solitarios, pero sin duda fascinantes. Árabes que abandonaron el camino del Corán y la cultura de Ismael y se pasaron completamente al lado judío, hasta llegar a la conversión.

 

Siguieron los pasos de su madre Hagar, que nació en una casa real egipcia, pero prefirió pertenecer a la casa de Avraham Avinu, ¡se convirtieron en judíos observantes de la Torá y sus preceptos!

 

¿Quiénes son esos árabes judíos? ¿Por qué se convirtieron, y cuán profundas son las raíces que plantaron en los corazones de las personas a las que se unieron?

 

JUDAÍSMO EN LA LECHERÍA

El valle de Sanur, en el norte de Samaria, al sur de Jenin, es único en toda la región de Samaria, por ser rico en cultivos de granos. Es más conocido para los residentes del país por el nombre del asentamiento que se estableció en su centro: Sa-Nur.

 

Este valle es más bajo que todas las montañas circundantes, pero como el área en sí es bastante plana, ofrece una buena vista de toda el área desde su centro. Por esta razón, el lugar fue elegido por los turcos para construir una fortaleza policial, que se encontraba en el centro de la comunidad de Sa-Nur cuando se estableció hace treinta y siete años. La ciudadela se mantuvo intacta y constituyó el centro comunitario de Sa-Nur. La referencia a esta comunidad está en tiempo pasado, porque hace unos diez años fue evacuada de sus residentes y destruida en el marco del Plan de Desconexión.

 

En los disturbios de 1936-1939, los manifestantes árabes colocaron allí su cuartel general, y en 1948 el cuartel general del Ejército de Rescate, bajo el mando del jefe de los manifestantes, Kaukji, estuvo estacionado en la aldea sin oposición británica.

 

Durante este difícil período, fue asesinado, en este lugar exactamente, Baruch Mizrahi. Era lo que hoy llamamos un ‘árabe israelí’ que se convirtió al judaísmo, se volvió observante de la Torá y los preceptos e incluso luchó contra sus hermanos anteriores en el marco de la organización Etzel. Los desarraigados de Sa-Nur suben cada año a su tumba en el antiguo cementerio militar de Netanya, después de que decidieran “adoptarlo” y recordarlo puesto que vivió sin familia, como uno de los luchadores por la defensa del lugar. Incluso planearon erigir un monumento en su memoria, pero la deportación interrumpió sus planes.

 

Su historia poco a poco cobró impulso: en el artículo de Shimon Cohen (Arutz Sheva), se escribió un texto sobre él en una guía de guías turísticos en el área de Sa-Nur. Más tarde, Mordejai Haimovitz, un reportero de Ma’ariv, recorrió las estaciones de la vida del maravilloso judío convertido, y lo plasmó por escrito. Su historia fue presentada por el escritor Oded Mizrahi en su libro “Returning Light” (interesantes historias de arrepentimiento).

 

La historia más interesante sobre Jaba comenzó hace 60 años en Safed. Junto a Maoz Beitar en Tzfat vivía un árabe influenciado por la vida de los judíos. Hamuda era el nombre del árabe, que pertenecía a una familia de “respetados” alborotadores árabes. Se rumoreaba que su madre, Fátima, era de origen judío. El chico salió de baja estatura como su padre Mahmud, pero más fornido. Tenía labios carnosos y una expresión especial en sus ojos, por eso lo llamaban “Abu al-Einan”, el niño de los ojos. Era un niño muy sociable al que le encantaba reír, dejando ver sus brillantes dientes. Sus padres le colocaron un diente de oro en la boca para embellecerlo. La vida de sus vecinos judíos le fascinaba, en particular se interesó por la actividad política en la lechería Hameiri en la Ciudad Vieja. De vez en cuando asomaba la cabeza por la ventana de la lechería o parado en la puerta, mirándolos con sumo interés. Asistía a la escuela nacional árabe en Safed regida por el Mandato Británico.

 

Baruch Mizrahi

En el séptimo año de sus estudios, decidió visitar la escuela Alianza y quedó fascinado por el orden y la disciplina que prevalecía allí. Fue aceptado en la escuela, a pesar de la oposición de su familia y las reservas de la gerencia. Dos almas, árabes y judías, corrían en su pequeño cuerpo. En unos pocos meses, el alma judía conquistó la árabe, y la brecha entre él y su familia se amplió a un abismo. Se acercó a sus amigos judíos y se sentaba con ellos hasta la mañana recitando Tehillim (los Salmos). Sus padres estaban horrorizados del cambio que se producía en él. Comenzaron a encenderse feroces discusiones en la casa del estilo: “¿Qué religión es más justa?” Pasaba muchas noches fuera de su casa, buscando en la lluvia y la nieve refugio en las ruinas de las casas. Pasaba tiempo en las sinagogas y en la organización Betar, y Shabat y las fiestas en casas judías. Su padre intentó combatir el alma de su hijo que había cruzado la valla.

 

 

A los 17 años, Hamuda terminó sus estudios en la Alianza. Su madre murió y su relación con su padre se deterioró hasta que su padre lo amenazó con matarlo si continuaba uniéndose a los judíos. Hamuda dejó su casa y se mudó a Haifa con un pensamiento: convertirse. Se presentó a los rabinos de Haifa y dijo: “Quiero ser un judío leal“. Los rabinos se sorprendieron, y después de un interrogatorio lo convirtieron. “Por la presente confirmamos que, de acuerdo con la solicitud del Sr. Muhammad Ahmad Al-Ayn, lo convertimos y su nombre ahora es Avraham Ben-Avraham, también conocido como Baruch Mizrahi, firmado por el rabino Baruch Marcus“.

 

Ilustrativo. Aprendiendo a ponerse el talit y los tefilin.

La elección del nombre adicional Baruch Mizrahi fue porque quería elegir un nombre que le permitiera ser absorbido entre los judíos. “Baruch Mizrahi” sonaba como judío de nacimiento. Cuando sus amigos le preguntaron por qué precisamente Mizrahi, respondió: “Si me llamara Ashkenazi, como Ephraim Goldman, atraería una atención innecesaria. Así no me harán preguntas ni descubrirán nada“.

 

A su amigo Avner Hai Shaki (más tarde, uno de los líderes del Partido Nacional Religioso) le dijo: “Corto todos mis lazos con el pasado. Soy miembro del pueblo judío y estoy dispuesto a cumplir todas mis obligaciones como judío“. Comenzó a estudiar las mitzvot y empezaba el día envuelto en un talit (chal de oración) y poniéndose tefilín. Cuando se dirigían a él en árabe se negaba a responder.

 

ASESINATO EN UNA CUEVA

De una manera que le pareció natural, Mizrahi se unió al Irgun y participó en sus actividades para expulsar al gobierno británico de Palestina. Como sus compañeros de organización, pasó por una formación en los sótanos sombríos de los callejones de Haifa. Comenzó a distribuir folletos del Irgun en Haifa, y participó en el golpe a los soldados británicos de servicio. En 1945 fue capturado con dos de sus amigos. Los británicos los acusaron de golpear a sus soldados. Aunque no tenían pruebas reales, porque los soldados no pudieron identificar a sus agresores, sin embargo, fueron enviados a un campo de detención en Latrun. Baruch sabía que si se declaraba musulmán y abandonaba la lucha lo liberarían, pero se empeñó en proclamarse como judío a los oídos de compañeros arrestados. Estuvo detenido en Latrun varios meses, hasta que una mañana, junto con otros 55 miembros fue trasladado a Eritrea en el noreste de África. No le permitieron llevar nada, él insistió en un chal de oración y filacterias.

 

Aun estando en Eritrea continuó observando los preceptos y se aseguró de despertar al amanecer y despertar a sus compañeros para las oraciones de la mañana. Unos meses más tarde, los británicos descubrieron que Baruch era Hamouda Abu El-Ayn. Su familia en Israel comenzó las negociaciones para liberarlo, siempre que regresara con ellos. Él despreció su oferta y dijo: “No traicionaré a mi gente ni a mi tierra natal”.

 

La autoridad británica “iluminada” encomendó la protección de los prisioneros de Israel a los nativos de Sudán, que más de una vez se mostraron raudos con el gatillo. El 17 de enero de 1946 en la mañana fue una de las veces que los guardias sudaneses dispararon contra los prisioneros judíos, a raíz de un incidente entre ellos y los prisioneros de guerra. Dos prisioneros judíos fueron asesinados, y otros resultaron heridos, entre ellos Baruch Mizrahi. Fue gravemente herido y llevado al hospital, pero su mayor preocupación era los documentos de su conversión que se habían perdido, “Temo que si muero no seré enterrado como judío“. Unos días después, tras la tormenta que se desató en Israel y en todo el mundo, por los prisioneros asesinados en un campo de prisioneros de guerra (aproximadamente un año después del final de la Segunda Guerra Mundial, tales actos eran cometidos por los nazis), llegó al hospital el Gran Rabino de Israel de entonces Rabí Herzog. En su visita en el hospital, cuando estaba cerca de la cama de Baruch Mizrahi, este le pidió al rabino que si, Dios no lo quiera, moría lo enterraran en Israel. El rabino se lo prometió.

 

Judíos evacuados de la población de Sa Nur

Un día, mientras estaba envuelto en un chal de oración en la sinagoga en el campo de prisioneros de guerra, Mizrahi recibió un mensaje sorprendente: “Usted regresa a Eretz Israel”. Regresó y continuó su recuperación en Israel, pero los británicos continuaron tratándolo como un “terrorista”. Tenía que presentarse regularmente a la estación de policía en Beit Lid para firmar. Su familia, que ya había renunciado a hacerlo volver a su seno, buscó su cabeza para vengar su humillada dignidad. Hubo varios intentos de asesinar a Baruch, pero fracasaron.

 

Se incorporó al núcleo de asentamiento establecido cerca de Netanya en aquellos días, pero al contrario de la mayoría de los miembros del grupo, siguió observando los mandamientos estrictamente, asegurándose de comer Kosher. Su fuerza de voluntad era increíble. Más tarde se dijo que “trabajaba por tres y luego corría para ofrecerse como voluntario“.

 

Después de la decisión de la ONU de dividir el país, comenzó una verdadera guerra entre las organizaciones judías y dos de las principales pandillas árabes que luchaban contra los judíos. Una operaba en Galilea y el norte de Israel bajo el liderazgo del archi terrorista Fawzi al-Qawukji. En el marco de la misma guerra se decidió infiltrar un coche bomba en la comandancia de Kawukji en Jenin. El más adecuado para el encargo era Baruch Mizrahi, que, naturalmente, era quien mejor podía infiltrarse en el paisaje árabe sin despertar sospechas.

 

En el undécimo día de Nisan 5708, unas semanas antes de la declaración del establecimiento del estado, abordó un autobús árabe que lo llevaría a reunirse con el asistente árabe, que supuestamente le entregaría el camión y los explosivos. El viaje fue largo, en el trayecto Mizrahi se hizo amigo de tres pasajeros sentados a su lado. Cuando el autobús llegó al cruce de Megido, el punto de control de las pandillas detuvo el autobús. Uno de los miembros de la pandilla era el mismo policía árabe al que Mizrahi firmaba en la estación de policía de Beit Lid. El árabe reconoció a Mizrahi, y su destino fue sellado. La identificación se propició por el diente de oro que adornaba su boca. Mizrahi fue llevado junto con los árabes con quienes trabó amistad durante el viaje a Jaba, a la corte de Kawukji, donde fue asesinado por ellos junto con los árabes con quienes trabó amistad. Tenía 22 años cuando fue asesinado. Los cuerpos de los cuatro fueron arrojados a una cueva dentro del pueblo de Jaba.

 

DEL HUERTO DE ALMENDRAS A NETANYA

Tumba de Baruch Mizrahi enterrado como judío en la sección militar del cementerio.

Veinte años después, nada se sabía sobre Baruch Mizrahi. Hasta la Guerra de los Seis Días constaba como desaparecido, y se erigió un monumento en su memoria en el Monte Herzl. Después de la guerra, el periodista Yehezkel Hamiri (hermano de uno de los amigos de Mizrahi) abrió una investigación sobre el cuerpo de Baruch y la compartió con el teniente coronel Raski de Jenin. La investigación condujo a la aldea de Jaba, que se puede observar desde la colina Sa-Nur. Resultó que la cueva del cuerpo estaba en un bosque de almendras perteneciente a un árabe llamado Jamal Hussein Mahmud. Él los llevó allí, señalando la puerta obstruida. Incluso podía describir en qué posición yacía cada cuerpo. Tomó un año obtener permiso para abrir la cueva. Mukhtar Jaba, quien acompañó a los representantes rabínicos que llegaron al lugar del cuerpo de Mizrahi, dijo que en la aldea estaba el tribunal de la sede de Kawukji, bajo cuyo mando fueron ejecutados los tres árabes y el judío. Para los amigos de Mizrachi, fue una confirmación final de que el judío, Baruch, decidió morir como judío.

 

Los amigos de Baruch Mizrahi recuerdan bien su petición – que su cuerpo sea llevado a Israel para su entierro, y vinieron a Jaba para cumplirla. Su pequeño cuerpo, en relación con los tres árabes que fueron asesinados con él, también se identifica por el diente de oro que lo delató ese día maldito, además de las marcas en su muslo del campo de prisioneros de Eritrea. Su cuerpo fue encontrado, y Baruch Mizrahi finalmente fue llevado a la tumba de Israel en la sección militar del cementerio de Netanya.

 

Tal es la historia de un hombre especial que una vez vivió en Acre y ahora vive en Safed: el lugar de nacimiento de Baruch Mizrahi (así decía un artículo fascinante y extenso sobre él de un columnista en Oneg Shabat)

 

Fuente: Hidabrut / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Leave a Comment