El líder de los musulmanes de Moscú, Rusia. propone llevar la sede de la ONU a Jerusalén

El líder de los musulmanes de Moscú, Rusia.  propone llevar la sede de la ONU a Jerusalén

 

El muftí de Moscú propone reubicar la sede de la ONU en Jerusalén

Sería correcto trasladar la sede de las Naciones Unidas de Nueva York a Jerusalén, opina el presidente de la Junta Espiritual de los Musulmanes de Rusia, el muftí de Moscú, Albir Krgánov.

 

Krgánov recordó que Jerusalén es de facto la capital de tres religiones mundiales: el islam, el cristianismo y el judaísmo.

 

Mientras la misión de la ONU, subrayó, consiste en unir naciones, pueblos y culturas.

 

“Si la pieza fundamental del orden mundial está vinculada con una u otra religión que profesa la gente y la relación entre las religiones, y Jerusalén, en términos metafóricos, es una cierta cúpula de todas las religiones, sería correcto que la sede de la ONU esté allá”, dijo el muftí.

 

Señaló que la sede de la ONU tiene responsabilidad ante todo el mundo y debe proponer ideas para acercar las culturas y las religiones.

 

“Evidentemente se debe debatir el estatus especial internacional de Jerusalén y se lo debe concordar con todas las religiones, ante todo con los cristianos, los judíos y los musulmanes”, dijo.

 

Las declaraciones del muftí de Moscú se enmarcan en el contexto de la decisión del presidente de EEUU Donald Trump de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel y reubicar allí su embajada tradicionalmente ubicada en Tel Aviv.

 

El Congreso estadounidense había aprobado el traslado de la embajada a Jerusalén en 1995, pero todos los presidentes del país fueron decretando prórrogas de dicha ley desde entonces, por tratarse de un tema extremadamente sensible para el mundo árabe y los musulmanes.

 

La decisión del mandatario estadounidense de reconocer la capital que reivindica Israel y de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, una ciudad disputada también por los palestinos, fue condenada por la mayoría de países árabes y criticada por otros países e instituciones internacionales claves en la arena internacional que consideran que hace menos viable cualquier perspectiva de paz en Oriente Próximo.

 

Israel se anexionó Jerusalén Este, que estaba en territorio de Jordania, en 1967 durante la Guerra de los Seis Días, acción no reconocida y declarada sin validez legal por la comunidad internacional que considera que su estatus debe ser definido en el marco de un acuerdo con los palestinos, que buscan crear su propio Estado en los territorios ocupados por Israel.

 

Israel considera que Jerusalén, incluidos los barrios orientales que reclaman los palestinos, es su capital “única e indivisible”.

 

Por el momento, todas las embajadas extranjeras se encuentran en la ciudad de Tel Aviv, para evitar tomar parte en la disputa entre israelíes y palestinos.

 

Fuente: Sputnik

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *